Hoʻoponopono

Hoʻoponopono (ho-o-pono-pono) es un antiguo método de sanación hawaiana basada en la reconciliación y el perdón.

Existen otras prácticas de perdón similares en islas de Oceanía como Samoa, Tahití y Nueva Zelanda. Tradicionalmente, el ho’oponopono es practicado por sacerdotes de curación o kahunaau” entre los miembros de la familia de una persona que está físicamente enferma. Las versiones modernas se llevan a cabo dentro de la familia por el miembro de más edad, o por el propio individuo.

Índice

Antecedentes Polinesios

En muchas culturas polinesias se cree que los errores de las personas (llamados “hara” o “hala”) provocan enfermedades. Algunos creen que los errores enojan a los dioses, otros que atraen a dioses malevolentes y otros más creen que la culpa causada por los errores les enferman. “Aunque en la mayoría de los casos, ritos específicos ‘desata-errores’ pueden ser llevados a cabo para expiar dichos errores y así disminuir su acumulación”.1

Entre las islas de Vanuatu en el Pacífico Sur de Oceanía las personas creen que las enfermedades son causadas por malas conductas sexuales o ira. “Si permaneces enojado por dos o tres días te enfermas”, dijo un hombre de ese lugar.2 La terapia que contrarresta ésta enfermedad es la confesión. El paciente o algún miembro de su familia pueden confesarse, si nadie confiesa el error el paciente puede morir. El pueblo Vanuatu creen que mantenerlo en secreto es lo que le da poder a la enfermedad. En cuanto el error sea confesado pierde su poder sobre la persona.3

Como muchos otros isleños, incluyendo a los hawaianos, el pueblo de Tikopia en las Islas Salomón y en Rarotonga en las Islas Cook, creen que los pecados del padre caerán sobre sus hijos. Si un niño está enfermo se sospecha que sus padres se pelean o tienen mala conducta. Además de enfermedad, el desorden social puede causar que la tierra sea estéril u otros desastres.4 La armonía puede ser restablecida únicamente con una confesión y una disculpa.

En Pukapuka se acostumbraba confesar a los pacientes para determinar el curso de acción apropiado con el fin de sanarles.5

Existen tradiciones similares en Samoa6 , Tahití7 y entre los maoríes de Nueva Zelanda8 9 10 .

Práctica tradicional

“Hoʻoponopono” se define en el diccionario hawaiano11 como “higiene mental: conferencias familiares en donde las relaciones se corrigen a través de la oración, discusión, confesión, arrepentimiento, compensación mutua y el perdón” Literalmente, hoʻo es un vocablo utilizado para convertir en verbo al sustantivo siguiente. En éste caso transforma en verbo al sustantivo “pono“, que es definido como “bondad, rectitud, moralidad, cualidades morales, procedimiento apropiado o correcto, excelencia, bienestar, prosperidad, beneficio, condición verdadera o natural, deber, adecuado, propio, justo, virtuoso, equitativo, beneficioso, exitoso, en perfecto orden, preciso, correcto, facilitado, aliviado, deber, necesario.”

Ponopono es definido como “enderezar; poner en orden o en forma, corregir, revisar, ajustar, enmendar, regular, arreglar, rectificar, ordenar, arreglar ordenada o pulcramente.”

La prominente erudita hawaiana Mary Kawena Pukui escribió que era una costumbre en el Hawai antiguo 12 y esto se apoya en historias tradicionales de ancianos hawaianos contemporáneos.13 Pukui (nacida en 1895), comenzó a registrar observaciones y experiencias de su infancia en su libro14 publicado en 1958. El escritor Max Freedom Long, quien vivió en Hawaiʻi de 1917 hasta aproximadamente 1926, documentó hoʻoponopono tradicionales tal como los celebraban las familias hawaianas, en su libro publicado en 1936.15

A pesar de que la palabra “hoʻoponopono” no fue usada, algunos de los primeros historiadores hawaianos documentaron una creencia en la que enfermedades eran causadas por romper kapu, o leyes espirituales, y que la enfermedad no podía ser curada hasta que quien la sufriera hubiera expiado esa transgresión, frecuentemente con la asistencia de un sacerdote que oraba (kahunapule) o un sacerdote sanador (kahuna lapaʻau). Se buscaba el perdón de los dioses16 17 o de la persona con quien hubiera una disputa.18

Pukui lo describió como una costumbre en donde los miembros de una familia se reunían con otros miembros de su familia no tan inmediatos donde “ponían en orden” relaciones familiares disfuncionales. Algunas familias se reunían diaria o semanalmente, para prevenir que surgieran problemas.19 Otros cuando alguna persona se enfermaba, creyendo que la enfermedad se debía a la tensión de la ira, culpa, recriminaciones y falta de perdón.20 Kupuna Nana Veary escribió que cuando cualquiera de los niños en su familia se enfermaban, su abuela preguntaba a los padres: “¿Qué han hecho?”. Creían que solamente se curaría con el perdón entero de la familia completa.21

Hoʻoponopono corrige, restaura y mantiene buenas relaciones entre los miembros de la familia y sus dioses o Dios al llegar a las causas y origen del problema. Generalmente el miembro más antiguo de la familia las conduce. Él o ella reúnen a la familia, si la familia no puede resolver algún conflicto involucran a alguien ajeno a quien respeten.

El proceso comienza con oraciones. Se hace una declaración del problema y se discute la transgresión.Se espera que los miembros de la familia resuelvan los problemas y cooperen, no que se aferren a los errores cometidos. Se toman uno o más momentos de silencio para reflexionar en el enredo de emociones y lesiones. Los sentimientos de todos son tomados en cuenta. Después se confiesan, arrepienten y perdonan. Todos liberan (“kala”) al otro, lo sueltan. Se desprenden del pasado (ʻoki), y juntos concluyen el evento con un festín ceremonial llamado “pani” que frecuentemente incluye comer limu kala o alga kala, que simboliza la liberación.22

En una variante usada por la familia de kahuna Makaweliweli de la isla de Molokaʻi, la finalización del hoʻoponopono se representa dándole a la persona perdonada una lei (Hawaii) hecha de la fruta del árbol de hala.23

“La tía” Malia Craver, que trabajó en los Centros infantiles de la Reina Liliʻuokalani (QLCC por sus siglas en inglés, Queen Lili Children’s Centers) durante más de 30 años, enseñó cursos de hoʻoponopono tradicional. El 30 agosto de 2000, habló en las Naciones Unidas acerca de ello.24

Usos modernos

Aplicaciones tradicionales

A finales del siglo XX, las cortes de Hawai comenzaron a ordenar que los jóvenes y adultos que delinquieran trabajaran con un anciano que conduciría un hoʻoponopono para sus familias, como una forma alternativa de resolver sus problemas. El hoʻoponopono es realizado en la forma tradicional, sin intervención de la corte, con un practicante elegido por la familia de una lista de proveedores aprobada por la corte.25

Algunos practicantes nativos proveen hoʻoponopono a clientes que de otra manera buscarían orientación familiar26 .

Liberación de Karma

En 1976 Morrnah Simeona, considerada como una sacerdotisa sanadora o kahunalapaʻau, adaptó el hoʻoponopono tradicional, de perdón familiar mutuo, a las realidades sociales de nuestros días. Para ello lo extendió tanto a un proceso de resolución para problemas sociales en general fuera de la familia como a una auto-ayuda psico-espiritual, en lugar de a un proceso grupal.

La versión de Simeona está influenciada por su educación cristiana (protestante y católica) y sus estudios filosóficos sobre la India, China y Edgar Cayce. Como en las tradiciones hawaianas, ella enfatiza la oración. Y a diferencia de las tradiciones hawaianas, ella describe los problemas como los efectos de Karma negativo, diciendo que “tienes que experimentar por ti mismo lo que le has hecho a otros” y tú eres el creador de tu vida y de tus circunstancias. Cualquier acto incorrecto es memorizado dentro de uno mismo y reflejado en cada entidad y objeto que estuvo presente cuando la causa ocurrió. Como las leyes de causa y efecto predominan en todo lo vivo y todas las vidas, el propósito de su versión es principalmente “liberar experiencias infelices y negativas en reencarnaciones pasadas y resolver y quitar traumas de los ‘bancos de memoria’.”27 Las ataduras kármicas entorpecen la evolución mental, por lo cual “la limpieza (kármica) es un requisito para la expansión de la conciencia.”28 El usar su proceso de 14 pasos disolvería esas ataduras.29 Ella no utilizó mantras ni ejercicios de condicionamiento.

Sus enseñanzas incluyen: hay un Creador Divino que se ocupa de los motivos altruistas de los hombres, “cuando la frase ‘así sea’ es usada después de una oración, quiere decir que el trabajo del hombre termina donde comienza el de dios”30 La ‘auto identidad’ significa por ejemplo que durante el hoʻoponopono hay tres yoes o aspectos de la conciencia equilibrados y conectados con el creador divino.31Distinto a las oraciones egoístas, las “oraciones altruistas como el hoʻoponopono, donde también se reza por la liberación de otras entidades y objetos, alcanzan el plano divino o cosmos gracias a sus altas vibraciones. Desde ese plano la energía divina o mana vendría”32 lo que transformaría la parte dolorosa de la memoria de malas acciones en todos los participantes en “luz pura”, en cualquier plano en que existan; “todos son liberados”33 Mediante esta transmutación mental los problemas pierden la energía para efectos físicos y la sanación o equilibro comienzan. En ese sentido, el mana de Simeona no es el mismo Mana al que se refieren tradicionalmente las creencias polinesias.

Creando el estado de Cero

Después de que Simeona falleciera en 1992, su antiguo estudiante y administrador Ihalekala Hew Len, fue co-autor de un libro junto con Joe Vitale llamado “Límite Cero” (Zero Limits)34 donde se refieren a las enseñanzas hoʻoponopono de Simeona. Len no pretende ser kahuna. En contraste con las enseñanzas de Simeona, el libro dice que el objetivo principal del hoʻoponopono es alcanzar “el estado de cero, en donde habría cero límites. ninguna memoria. Ninguna identidad.”35 Para alcanzar éste estado llamado ‘Self-I-Dentity’ (auto-yo-dentidad), uno debe repetir constantemente el mantra, “Lo siento mucho, por favor perdóname, te amo. gracias.”36 Está basado en el principio de 100% responsabilidad,37tomando la responsabilidad por las acciones de todos, no solamente por las propias. Si uno fuera a tomar completa responsabilidad por su propia vida, entonces todo lo que uno vea, escuche, saboree, toque, o experimente de cualquier forma sería nuestra propia responsabilidad porque está presente en nuestra propia vida.38 El problema no sería con nuestra realidad externa sino con nosotros mismos. Para cambiar nuestra realidad necesitaríamos cambiarnos a nosotros mismos. La responsabilidad total, de acuerdo a Hew Len, aboga por que todo existe como una proyección desde adentro del ser humano.39 Y como tal, es similar a la filosofía del solipsism, pero difiere en que no niega la realidad de la conciencia de otros. En su lugar, ve todas las conciencias como parte de un todo, así que cualquier error que sea limpiado en la propia conciencia se limpia para todos. Esta idea de que un individuo tenga la capacidad de beneficiar al todo indirectamente se puede ver en la teoría de Hundredth monkey effect (efecto del centésimo mono).

Bibliografía

  • Buck, Peter Te Rangi Hiroa, The Coming of the Maori, Wellington, Whitcombe and Tombs (1950)
  • Chai, Makana Risser, Na Moʻolelo Lomilomi: The Traditions of Hawaiian Massage & Healing, Bishop Museum Press (2005) ISBN 978-1-58178-046-8
  • Handy, E.S.Craighill Polynesian Religion, Kraus Reprint & Periodicals (1971)
  • Kamakau, Samuel, Ka Poʻe Kahiko (The People of Old), Bishop Museum Press (1992)
  • Lee, Pali Jae, Ho’opono, I M Publishing (2008)
  • Long, Max Freedom, Recovering the Ancient Magic, (1936) (reprinted Huna Press, 1978)
  • Long, Max Freedom, The Secret Science Behind Miracles, (1948) (reprinted De Vorss and Co., 1983)
  • Malo, Davida, (Chun, trans) Ka Moʻolelo Hawaii: Hawaiian Traditions, First Peoples Productions
  • Oliver, Douglas, Polynesia in Early Historic Times, Bess Press (2002) ISBN 978-1-57306-125-4
  • Parsons, Claire F., Healing Practices in the South Pacific, Institute for Polynesian Studies (1995) ISBN 978-0-939154-56-2
  • Pukui, Mary Kawena and Elbert, Samuel H., University of Hawaii (1986) ISBN 978-0-8248-0703-0
  • Pukui, Mary Kawena, Haertig, E.W. and Lee, Catherine, Nana i ke Kumu: Look to the Source, Vol 1, Hui Hanai (1983) ISBN 978-0-916630-13-3
  • Pukui, Mary Kawena, E.S. Craighill Handy, The Polynesian Family System in Kaʻu, Hawaii, 1958, Mutual Pub Co, (Hawaii 2006) ISBN 978-1-56647-812-0
  • Shook, Victoria E. Hoʻoponopono: Contemporary Uses of a Hawaiian Problem Solving Process, University of Hawaii Press (1986) ISBN 978-0-8248-1047-4
  • Simeona, Morrnah, Self-Identity through Hoʻoponopono, Basic 1, Pacifica Seminars (1990)
  • Steuterman, Kim Rogers, “Sacred Harmony,” Hawaii Magazine (Jan/Feb 2004)
  • Titcomb (1948) “Kava in Hawaii,” Journal of Polynesian Society, 57:105-171, 144
  • Veary, Nana, Change We Must: My Spiritual Journey, Institute of Zen Studies, Honolulu (1989) ISBN 978-1-877982-07-1
  • Vitale, Joe, Hew Len Ph.D., Zero Limits, Wiley (2007)

Referencias

  1. Oliver, p. 157
  2. Parsons, p. 55
  3. Parsons, p. 61
  4. Parsons, p. 70
  5. Parsons, p. 151
  6. Parsons, p. 12
  7. Parsons, p. 159
  8. Parsons, p. 217
  9. Buck, pp. 405-6
  10. Handy, p. 242
  11. Pukui, Elbert
  12. Pukui, Haertig, Lee, p. 61-62, 67
  13. Chai, p.47-50
  14. Pukui, Handy, p. 184-5
  15. Long (1936) p. 246-248; Long (1948), pp. 250-2, 279, 303. Aunque no todo en esos libros es tradicional hawaiano, esas secciones en particular son descripciones auténticas de hoʻoponopono.
  16. Kamakau, p. 95
  17. Malo, p. 75 (English)
  18. Titcomb
  19. Chai, pp. 52-54
  20. Pukui, Haertig, Lee, p. 60
  21. Veary, p. 34
  22. Pukui, Haertig, Lee p. 60-80
  23. Lee, p. 49
  24. http://archives.starbulletin.com/2000/08/09/news/story9.html
  25. Steuterman, p. 34
  26. Shook
  27. Simeona, p. 36
  28. Simeona, p. 77
  29. Simeona, pp. 45-61
  30. Simeona, p. 51
  31. Simeona, p. 31
  32. Simeona, p. 25
  33. Simeona, p. 17
  34. Vitale, Len
  35. Vitale, Len, p. 31
  36. Vitale, Len, p. 32
  37. Vitale, Len, p. 41
  38. Vitale, Len, p. 22
  39. Vitale, Len, p. 24

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Ho%CA%BBoponopono

HO’OPONOPONO

Hay dos formas probadas de ho’oponopono para aliviarte a tí (o a alguien más) de cualquier cosa que tengas. Recuerda que lo que ves en otros está también en tí, por lo que la curación es una auto-curación. Nadie más tiene que hacer estos procesos sino tú. El mundo entero está literalmente en tus manos.

 

1º.- Ésta es la oración que Morrnah (la creadora de este proceso) dijo para ayudar a aliviar cientos y miles de personas. Es simple pero poderoso:

“Divino creador, padre, madre, hijo en uno…

si yo, mi familia, parientes y antepasados te han ofendido a tí,

tu familia, parientes, antepasados en pensamiento, palabra, obra y acción desde

el principio de la creación hasta el presente, te pedimos perdón…

Deja que esto limpie, purifique, libere, corte todos los recuerdos negativos,

Bloqueos, energías y vibraciones y transmute esas energías no deseadas en luz pura….esta hecho…”

 

2º.- La manera en que el Dr. Hew Len cura es primero diciendo “lo siento” y “por favor perdoname”. Dices eso para reconocer que algo –sin que sepas qué es- ha entrado a tu cuerpo/mente. No tienes idea de cómo llegó allí, pero no necesitas saberlo tampoco.

Si tienes sobrepeso, simplemente atrapas el programa que te está haciendo así. Al decir “lo siento” le dices a Dios que tú quieres perdón dentro de tí por cualquier cosa que haya traido el sobrepeso a tí. No le pides a Dios que te perdone, le pides a Dios que te ayude a perdonarte.

Después dices, “Te amo” y “Gracias”.

El “Te amo” cambia la energia de estar atorada a fluir. Te reconecta con Dios. Como el estado Cero es de puro amor, y tiene cero limites, estás empezando a obtener ese estado al expresar amor. Cuando a esa frase le sigue un “Gracias” estás expresando gratitud. Muestras tu fé de que el asunto va a ser resuelto de la mejor manera posible.

Lo que ocurra después depende de Dios. Tal vez tengas inspiración para tomar acciones de algún tipo. Lo que sea, hazlo. Si no estas seguro de la acción a seguir, usa el mismo método de curación para quitar tu confusión. Cuando se te aclare, sabrás qué hacer.

LO SIENTO…PERDÓNAME….TE AMO….GRACIAS

Fuente: http://www.meditaweb.com/hooponopono.htm

DEFINICIÓN

Ho’oponopono significa simplemente “acertar el paso” o “corregir el error”. De acuerdo con los antiguos hawaianos, el error proviene de pensamientos contaminados por memorias, dolorosas acontecidas en el pasado. Ho’oponopono ofrece una forma de liberar la energía de esos pensamientos dolorosos, o errores, los cuales causan desequilibrio y enfermedades.

En el desarrollo del proceso Ho’oponopono, Morrnah fue orientada a incluir las tres partes del yo, que son la llave para la Auto-Identidad. Esas tres partes, presentes en cada molécula de la realidad, son llamadas Unihipili (niño / subconsciente), Uhane (madre / consciente) y Aumakua (padre / supraconsciente). Cuando esta “familia interna” se encuentra alineada, y la persona está en sintonía con la Divinidad, llega el equilibrio y la vida comienza a fluir. Así, Ho’oponopono auxilia en la restauración del equilibrio, primero en el individuo y después en toda la creación.

El aspecto principal es que estamos aprendiendo a relacionarnos con nuestra Mente Subconsciente, conocida en la tradición hawaiana como el Unihipilli. Él es responsable de las memorias, él las recibe y almacena, repitiéndolas conforme su programación. Es a él al que debemos aprender a amar, pidiendo perdón por la falta de consideración y comunicación.

Entenderá por qué el intelecto no dispone de los recursos para resolver problemas, él solo puede manejarlos. Y manejar no soluciona los problemas. Al hacer el Ho’oponopono usted pide a Dios, a la Divinidad, que limpie, y purifique el origen de estos problemas, que son los recuerdos, las memorias. Usted así neutraliza la energía que usted asocia a determinada persona, lugar o cosa.

En el proceso esta energía es liberada y transmutada en pura luz por la Divinidad. Y dentro de usted el espacio vaciado es ocupado por la luz de la Divinidad. Por lo que, en el Ho’oponopono no existe la culpa, no es necesario revivir ningún sufrimiento, no importa saber el porqué del problema, de quién es la culpa, ni su origen.

! Mientras mantengamos sano nuestro interior, mantendremos sano el mundo que nos rodea!

 

Fuente: http://www.meditaweb.com/hooponopono/definicion.htm

PASOS PARA USAR HO’OPONOPONO

 

Aunque es muy efectivo es realmente sencillo de usar y de incorporar en nuestra rutina diaria. En el momento que usted nota dentro de sí algo incómodo en relación a una persona, lugar, acontecimiento o cosa, inicie el proceso de limpieza, pida a Dios: “Divinidad limpia en mí lo que está contribuyendo para este problema.”
Entonces use las frases de esta secuencia: “Lo siento mucho. Perdóname. Te amo. Estoy agradecido”, varias veces, usted puede destacar solo alguna de ellas que le llegue mas en aquél momento y repetirla. Deje a su intuición guiarle.

Cuando usted dice “Lo siento mucho” usted reconoce que algo (no importa saber el qué) penetró en su sistema cuerpo/mente. Usted quiere el perdón interior por lo que le trajo aquello.

Al decir “Perdóname”usted no está pidiendo a Dios que le perdone, usted está pidiendo a Dios que le ayude a perdonarse.

“Te amo” transmuta la energía bloqueada (que es el problema) en energía fluyendo, le vuelve a unir al Divino.

“Gracias” o “Estoy agradecido”es su expresión de gratitud, su fe en que todo será resuelto para el bien mayor de todos los involucrados.

Antes de salir de casa, pida a Dios que: “Limpie lo que hay en usted o que pueda ser la causa de algún conflicto o problema en el camino del trabajo”, (por ejemplo).

Durante su día, al sentir cualquier malestar, o sentimiento ruin, que le traiga algún recuerdo, o no, únase a ese sentimiento “ruin” y pida a Dios que limpie las memorias que lo están generando. Una frase muy útil es pensada así: “¡Mis memorias las Amo! ¡Estoy agradecido por la oportunidad de liberarlas a ustedes y a mí!”. Siga con las frases (o frase) por el tiempo que quiera. El cambio es notable.

En situaciones difíciles, donde usted puede sentirse desamparado (o desamparada), cuando sus emociones están en desequilibrio y los pensamientos fluyen desordenadamente generando más aflicción, haga la oración de Morrnah. Oración que abarca a todo y todos, en un verdadero bálsamo espiritual:

“Divino Creador, padre, madre, hijo todos en uno… Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados ofendieron, a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras, hechos y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente, nosotros pedimos tu perdón… Deja que esto se limpie, purifique, libere, corta todas las memorias, bloqueos, energías y vibraciones negativas y transmuta estas energías indeseables en pura luz… Y así se ha hecho”.

Esta técnica de curación es realmente efectiva y los más importante y maravilloso es que no solo nos ayuda a nosotros solos si no a todos los que nos rodean y que forman parte de nuestro mundo haciéndolo mejor.

Les recomiendo leer el libro: “El camino más fácil” escrito por:Mabel Katz, muy bueno y nos ayuda a entender como poner en práctica estos aprendizajes.

Fuente: http://www.meditaweb.com/hooponopono/pasos.htm

ERES EL ÚNICO RESPONSABLE DE TUS ACTOS

Todos hemos crecido en este mundo donde nos parece mucho mas fácil echar la culpa a nuestros vecinos, hermanos o incluso a Dios por los errores que cometemos o por nuestras desgracias.

Hay incluso personas que llegan a tener tal grado de irresponsabilidad que culpan a otros de sus decisiones como si alguien les hubiese torcido un brazo y le hubiesen obligado a tomar esa decisión en especifico.

 

Lo que no sabemos es que al culpar a los demás de nuestros errores y decisiones (especialmente las malas) es la receta para un gran desastre emocional dentro de ti. También es un muy buen indicador de que estas estancado en la parte mas baja de la evolución y que nunca vas a lograr ser una persona exitosa, feliz y prospera mientras mantengas esa conducta o habito de culpar a los demás.

El que busca siempre consigue, dice la Biblia, y cuando conseguimos debemos tomar una decisión para saber si deseamos seguir por ese camino. A veces cometemos errores, a veces llegamos a un lugar para aprender algo que nos va a ayudar en la vida pero que no es directamente lo que buscábamos, como sea lo que estés haciendo mientras lo hagas consciente de que tu eres responsable de esa decisión, esta va a llevar por el camino correcto tarde o temprano.

Deja de culpar a los demás por tus errores y decisiones, acepta que no eres perfecto y que el mejor camino para aprender es tomando decisiones.

Si tienes hijos y deseas enseñarles responsabilidad lo mejor que puedes hacer es regalarle una mascota de su preferencia (un perro, gato, hamster etc) y luego decirle al niño que el se tiene que encargar de alimentarlo, de bañarlo o de limpiar sus excrementos. De esta manera empezarás a construir el concepto de responsabilidad en tus hijos y mejor aun, si el niño, por desgracia no cuida a su mascota y muere por mal cuidado de la misma, entonces deberás aprovechar y enseñarle las consecuencias por su falta de responsabilidad.

Se que suena un poco cruel, pero te aseguro que esa consecuencia no es nada comparada con otras consecuencias que podrían ocurrir cuando ese niño sea un hombre.

Para nosotros los adultos, si sabemos que somos irresponsables y no lo suficientemente maduros para afrontar nuestra responsabilidad entonces es momento de crecer y de entender que nosotros SOMOS RESPONSABLES DE ABSOLUTAMENTE TODO LO QUE SUCEDE A NUESTRO ALREDEDOR, hasta en lo que crees que no tenemos nada que ver.

 

Fuente: http://www.meditaweb.com/hooponopono/eres_unico_responsable.htm

ORACIÓN HO’OPONOPONO

Queremos compartir con todos ustedes la siguiente oración de Ho’oponopono, técnica hawaiana utilizada para sanarnos con amor, borrando todas esas memorias que llevamos grabadas y acumuladas hace siglos, para poder llenar de armonía nuestras vida.

Esperamos te sea de mucha ayuda y la incluyas en tus meditaciones y rutina diaria:

“Divino Creador, padre, madre, hijo todos en uno…
Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados
ofendieron, a tu familia, parientes y antepasados en
pensamientos, palabras, hechos y acciones
desde el inicio de nuestra creación hasta el presente,
nosotros pedimos tu perdón…
Deja que esto se limpie, purifique, libere, corta todas las
memorias, bloqueos, energías y vibraciones negativas
y transmuta estas energías indeseables en pura luz…
Y así se ha hecho”.

El Ho’ponopono nos ayuda a limpiar nuestro subconciente de ideas arraigadas que nos hace repetir situaciones, personas y vivencias que pueden agradarnos o no tanto, pudiendo de esta manera tomar el 100% de responsabilidad y aprendiendo que todo lo que sucede en nuestra vida lo creamos nosotros mismos. Pero que tambien tenemos el poder de cambiarlo y mejorar todo aquello que nos limita en nuestro crecimiento espiritual y personal.

Lo siento, Perdoname, Gracias, Te amo.

Fuente: http://www.meditaweb.com/hooponopono/oracion.htm

MÁS ORACIONES HO’OPONOPONO

Saludos….en mi navegar por Internet he podido recolectar las siguientes oraciones de Ho’oponopono…espero que les sean de utilidad…

Sergio

“Lo siento, te amo. Lo siento, me amo. Ho´ponopono.”

“Lo siento, te amo. Perdóname por aquello que está en mí (interior) que ha creado esto. Y lo siento, me amo. Me perdono por estar creando esta realidad.”

“Lo siento, te amo. Lamento que haya algo en mí que se manifiesta en tí. Y lo siento, me amo. Me perdono por estar creando esta realidad.”

“Lo lamento, por favor, perdóname por cualquier cosa que se halle en mi interior que se manifieste como un problema (en mí o en tí)”

“Lo siento, perdóname por aquello que está en mí que ha creado esto”.
De este modo tomamos responsabilidad y desde ese lugar nos perdonamos a nosotros mismos. Como tenemos recuerdos en común, basta con que uno tome la responsabilidad de pedir perdón para que esos recuerdos se borren de uno y de los demás.

“Creador divino, padre, madre, hijo como uno… Si YO, mi familia, los parientes y los antepasados le han ofendido, a su familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras, hechos y acciones desde el principio de nuestra creación al presente, pedimos su perdón… Deje que esto se limpie, purifique, corte todas las memorias, bloqueos, energías y vibraciones y transmute estas energías negativas e indeseadas en luz pura… Y que así sea”

“Por favor, pedimos que cualquier tipo de memorias, obstáculos o energías no deseadas, sean limpiadas, purificadas, definitivamente desprendidas, liberadas y transmutadas en pura luz. Pedimos que esto sea hecho… y ya se cumplió”

Existen herramientas muy concretas para borrar los programas que repite nuestra mente. Una de ellas es repetir mentalmente y en voz baja: “llave de la luz, llave de la luz, llave de la luz”, todo el tiempo. Con esta frase, metamórficamente “apagamos” el interruptor de nuestros programas.
Llave de la luz es la contraseña. Cuando estoy preocupada, ansiosa o resentida con alguna persona, no dejo que mi intelecto se interponga y empiece con el cotorreo. Sólo repito mentalmente: “llave de la luz, llave de la luz, llave de la luz”.

Otra herramienta para limpiar es repetir: “Azul hielo, Azul hielo, Azul hielo”.

“Te amo, y si desperté sentimientos hostiles en tí lo siento, y te pido perdón. Gracias.”

“Yo tengo el don de elegir”

“Esto lo estoy creando yo, son mis pensamientos del otro. Es producto de mis programas, mis grabaciones, mi percepción. Yo puedo borrarlo”.

“Al presentarse esto ante mí, puedo reconocer memorias viejas. Esas memorias estaban en mi subconciente, y por primera vez las distingo. Por eso les doy las gracias por la oportunidad que hoy tengo de liberarme. Pido disculpas a la situación teñida por esas viejas memorias, y la libero, a ella y a los involucrados.Gracias, lo siento, te amo, lo lamento, te agradezco.”

Explicación:
Cada vez que estés frente a una situación que te genera una emoción de crisis, de dolor, de angustia, cualquier emoción negativa, decí: “Al presentarse esto ante mí, puedo reconocer memorias viejas (Puedo, significa que tengo la posibilidad de hacerlo. Tengo esa posibilidad: reconocer memorias viejas con esto que está pasando.) “Esas memorias estaban en mi subconciente, y por primera vez las distingo. (por primera vez, porque antes, la situación me pasaba por encima. Algo ME pasaba, ME llenaba de angustia, ME llenaba de ira, y me transformaba en la angustia, la ira, la emoción que fuera. Ahora no. Ahora, puedo ser solamente el observador, ver lo que está sucediendo ahí, distinguir que es una memoria vieja que parte de un condicionamiento) “Ahora en lugar de convertirme en ESA emoción que ME sucede con la situación, soy el observador que le agradece a la circunstancia, porque ahora estoy pudiendo ver ahí, en esa pantalla lo que mi subconciente está proyectando en ella. Todo eso que veo ahí afuera, sale de mi proyector. Por primera vez, veo que yo misma escribí el guión, y puedo modificar lo que los actores que yo misma elegí dicen con el guión que yo misma escribí. Devuélvanme los guiones, ahora voy a cambiar la historia. Maravillosa aventura, no?Y la frase continúa así: “Por eso les doy las gracias por la oportunidad que hoy tengo de liberarme. Pido disculpas a la situación teñida por esas viejas memorias, y la libero, a ella y a los involucrados.”
Esto te aleja absolutamente de la posición de víctima indefensa, porque el método correcto y la aplicación correcta te llena de gratitud. ¿Cómo iba a poder ver lo que está en mi inconsciente si no lo proyecto fuera de mí, si la situación, y las personas que comparten mi vida, no me lo muestran? Así que sinceramente les agradezco, y les digo que lo lamento, lamento estar usándote para ver lo que no podía ver sin vos. “Gracias, lo siento, te amo, lo lamento, te agradezco.”

Fuente: http://www.meditaweb.com/hooponopono/mas_oraciones.htm

RESUMEN GENERAL SOBRE HO’OPONOPONO

El sistema ancestral hawaiano de resolución de problemas, de índole crística, denominado “Auto Identidad Ho’oponopono (ho´o significa “causa” y ponopono, “perfección”) sugiere que es posible rectificar errores causados por pensamientos y memorias del pasado, que crean emociones, realidades imperfectas, sufrimiento, carencia y enfermedades, mediante sencillas técnicas que borran la ilusión de dualidad y llevan al “vacío” original que constituye la auténtica identidad del ser.

Difundido por un psicólogo clínico del Hospital Estatal de Hawaii, Ihaleakala Hew Len, Ph.D., la técnica, que le fue enseñada por una Kahuna Lapa´au (chamán sanadora), Morrnah Nalamaku Simeona, utiliza el arrepentimiento, el perdón y la transmutación de las memorias erróneas.

Es tan eficaz que las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, la Escuela de Medicina John Hopkins y organizaciones de maestros han invitado a estos expertos a exponer la técnica ante sus especialistas.

El propósito de Ho’oponopono es descubrir el ser esencial adentro nuestro, hacernos 100% responsables, y llevarnos a la libertad, limpiando nuestros errores del pasado.

A través de esta técnica, tenemos la capacidad de hacer lo correcto a nuestro propio Ser, de volver al estado de perfección, de colocar nuevamente nuestra página vivencial en blanco…, con sólo pedirle a la Divinidad que aquello que yace dentro de nosotros, aquello que ha ocasionado una división en nuestros pensamientos, venga a la superficie para ser liberado.
Al pedir perdón a la Divinidad por haber hospedado pensamientos que nos han separado de nuestra Unidad con el Espíritu… el pensamiento pernicioso y recurrente desaparece. Para lograrlo, algunas veces se necesita pedirlo varias veces a fin de que la razón que está detrás del pensamiento aparezca en la superficie y sea liberada. Y cuando es liberada, el espacio se llena inmediatamente con un amoroso sentido de Unidad con todo.

El Ho’oponopono es un proceso de contrición, arrepentimiento, pedido de perdón y transmutación y consiste en realizar una petición a la energía del Amor Universal e Incondicional para cancelar y reemplazar las energías tóxicas que puedan hallarse en uno mismo. El Amor efectúa dicho proceso fluyendo a través de la Mente Espiritual o Supra-consciencia y continúa su flujo a través de la Mente Consciente, liberándola de la excesiva racionalización para finalizar en la Mente Emocional o Subconsciente, donde anula todos los pensamientos que tengan emociones tóxicas, reemplazándolos con Amor incondicional.

No hay límites en el número de veces que esta herramienta puede ser usada, especialmente en lo referente a transmutar en pura luz tus pensamientos, los de tu familia, ancestros y descendientes, puesto que esta herramienta es una petición a purificar los pensamientos tóxicos que causan reales divisiones en tu percepción.

El Ho’oponopono es realmente muy simple. Para los antiguos hawaianos, todos los problemas se empiezan a gestar en los pensamientos. Tener pensamientos no es el problema. El problema está en todos nuestros pensamientos que se encuentren plenos de memorias dolorosas sobre personas, lugares o cosas.

El intelecto como tal no puede solucionar esos problemas porque él solamente gestiona procesos. Gestionar cosas no soluciona los problemas del todo. Tienes que dejar que fluyan. Cuando se hace Ho’oponopono, la Divinidad se hace cargo de los pensamientos dolorosos y los neutraliza. Haciendo Ho’oponopono, tú no purificas personas, lugares o cosa alguna. En cambio, neutralizas la energía dolorosa que tú asocias con esas personas, lugares o cosas. Así que la primera etapa para hacer Ho’oponopono es purificar energías.
Al seguir, algo maravilloso ocurre. No solamente la energía queda neutralizada, sino que se desprende, quedando una nueva página vacía donde escribir de nuevo otra realidad. La etapa final es permitirle a la Divinidad hacer acto de presencia y rellenar el vacío de esa página en blanco con Luz Divina.
Para hacer Ho’oponopono no necesitas saber cual fue el error cometido o cual fue el problema. Apenas necesitas percibir la existencia de situaciones físicas, mentales o emocionales que te estén abrumando. Cuando lo hagas, tu responsabilidad estriba en comenzar inmediatamente a sanar la esencia de tales situaciones, diciendo simplemente:

“Lo lamento. Por favor perdóname”

Se trata apenas de realizar un trabajo interno sobre ti mismo, para mejorar lo externo.

El procedimiento personal estriba en mantenerse callado y centrado en ti, permitiendo que el proceso de transmutación se lleve a cabo por sí mismo, pues si involucras tu intelecto, el proceso se detiene.

Vamos a trabajar con nuestros sistemas de creencias. Necesitamos vaciar la mente y para ello, asumir y reconocer que somos un sistema de creencias.

Somos eso: un sistema de creencias, interactuando con el sistema de creencias de la persona que tenemos delante.

Nuestro sistema de creencias está formado por todo lo que creemos: lo que creo que es bueno, lo que creo que es malo; lo que creo que es útil y lo que creo que es inútil… y en la interacción con el otro, el ego lo que necesita es defender ese sistema de creencias; tratar de imponer SUS creencias.

Para ello, tal como dice el curso de milagros, haremos los ajustes necesarios en la realidad para que la realidad refleje ESO que creemos, sea lo que fuere. Entonces, lo que hago es pensar (por mi creencia) que el otro es de determinada manera. Cualquier cosa que el otro haga o diga, que corrobore mi creencia, hace que mi ego se sienta satisfecho y se sienta beneficiado.

Ahora estamos trabajando con una nueva técnica que se llama Ho’oponopono cuya base es sentirse un 100% responsable de lo que ocurre en toda nuestra vida.

Responsable de todo lo que hacen o dicen todas las personas que participan en ella, porque si están en mi película es que yo les di el guión. Ya sea nuestro esposo o el presidente, si forma parte de nuestra realidad es responsabilidad nuestra. Ello no significa que sea “culpa” nuestra que el otro haga o diga algo, sino que es mi dibujo: si está en mi película, si lo estoy viendo, es que yo lo dibujé. Ya sea a nivel consciente o inconsciente.

Cuando terminé de leer esta información, escuché a mi suegro que estaba peleándose por teléfono con un proveedor, y me di cuenta de que mi ego, en ese instante, se estaba vanagloriando de confirmar una creencia que yo tengo respecto de él: creo que mi suegro es peleador.

El hecho de que él sea peleador a mí no me afecta directamente, ya que no pelea conmigo; pero hace que el ego sienta placer de confirmar su sistema de creencias. Lo único que quiere el ego es confirmar que tiene razón, para justificarse.

El ego necesita justificar haber armado un sistema de creencias. Entonces, el ego nos dice:

“viste que era verdad que esa persona es de tal modo?”

Esta nueva teoría nos responsabiliza totalmente, y cambia la forma en que vemos todo lo aprendido; y cierra con lo que desde el principio dice el Curso de Milagros, y también la física cuántica, respecto a que el observador afecta lo observado.

Entonces, si una persona está en mi película, yo soy responsable de todo lo que haga o diga, aunque no sea conmigo. Y la técnica es decirle a esa persona:

“Lo siento, te amo” y luego decirme a mí misma: “Lo siento, me amo”.

Así que cuando escuchaba pelear a mi suegro por teléfono, le pedí disculpas mentalmente, le dije “lo siento, te amo, lamento que el concepto que yo tengo de vos haga que ahora vos estés mostrándome este aspecto tuyo; perdóname por convocar este aspecto en vos”. E inmediatamente, me dije a mi misma “Lo siento, me amo; me perdono por haber sentido ese placer de tener razón, me perdono por convocar en vos a uno que me demuestra que sos peleador, confirmando mi creencia.”

No me crean, por favor, pruébenlo.

Dígan mentalmente a cada persona que tenga una reacción que les provoque fricción, “Lo siento, te amo, lo siento, me amo. Ho’oponopono”. ¡Mi suegro tardó menos de un minuto en cortar la comunicación amablemente, despidiéndose con un beso del proveedor al que le estaba gritando un minuto antes!

Y no caigan en la tentación de decir “claro, yo soy una creación de él, es él quien está dibujando esta reacción mía…” porque sino la técnica se convierte en un flash que rebota en el espejo.

El reflector nunca debe apuntar al espejo, porque rebota.

El reflector siempre a tí.

Sólo a tí.

El 100% sobre tí.

¡En todo esto los demás no existen!

Yo estoy sola en el cine, mirando una pantalla en blanco donde se proyecta la película que yo escribí, con los actores que yo elegí.

Y si no me gusta lo que el otro dice, la forma de empezar a solucionarlo es tener muy presente que yo misma escribí ese guión. Tomar el volante de nuestra vida; porque mientras no tomamos conciencia de que no estamos manejando, el auto avanza igual, sin nadie que lo guíe. No es que dejamos de crear nuestra realidad, sino que seguimos creando, pero sin conciencia de estarlo haciendo.

“¡Toda esta nueva teoría es muy complicada, muy nueva, muy distinta! Yo tengo un montón de años de vida, y viví creyendo que eran los otros los que me hacían, los que me perjudicaban, los que eran locos, malos, pesados, tontos… y ahora resulta que todos son una creación mía!. Es muy difícil convencer a la mente de esto… pero parece que es así como funciona… y siento que es así.”

(otra alumna preguntó cuándo lograríamos realmente deshacer todas estas creencias, cuando seríamos realmente libres. Marilo dijo::)

“Te recomiendo que no te permitas preguntarte cuándo. Primero, al preguntar cuándo, estás afirmando que el tiempo existe, y parece que el tiempo no existe, que es sólo una cuestión de prolijidad para que no ocurra todo en este instante.
Si algo es ahora, o es en 10 años, lo que importa es que ES. Y cuando algo es, hace que SIEMPRE lo sea. Cuando algo es, ES.
Y el cuándo fomenta una ansiedad que es la misma que hace que vayas en un tren de primera clase, hermoso, rodeada de lujos, pasando por paisajes paradisíacos, y que en vez de disfrutar, vos vayas pendiente de leer los carteles de los kilómetros que faltan…
Mi amor, relajate, mirá el paisaje, comé algo rico, disfrutá del viaje. No te permitas preguntarte cuándo, porque esa pregunta alerta al ego, le da poder. Todo lo que sean emociones negativas (como la ansiedad) viene de la oficina del ego. Cuando surja una pregunta de ese estilo, no pierdas la paz ni con el cuándo ni con el cómo. Concéntrate en saber que estás en el camino, yendo hacia el lugar al que querés arribar: la absoluta paz interior.

Resulta que amarte a ti mismo es la mejor forma de mejorarte a ti mismo, y mientras tú te mejoras a ti mismo, mejoras tu mundo.

La técnica es decir:

“Lo siento, te amo.

Lamento que haya algo en mí que se manifiesta en tí.

Y lo siento, me amo.

Me perdono por estar creando esta realidad”.

Beth siempre comentaba conmigo lo insatisfecha que se sentía con su trabajo… era directora de una escuela en una ciudad cerca de aquí, y se le hacía tan difícil continuar que… había llegado al punto de pensar en renunciar, abandonándolo todo, cuando solamente le faltaban dos años para jubilarse…

Además de eso no estaba nada satisfecha con el lugar en que vivía, porque no sentía que fuese ese su lugar. Ya había buscado muchas casas, no encontrando ninguna que le agradase… La única casa que le había gustado… no consiguió comprarla porque la dueña no quiso vender…

Una noche… hace algún tiempo, Beth me telefoneó diciendo que había alguien interesado en comprar su casa, pero que, por un sueño que había tenido, sentía que no sería un buen negocio…

Entonces le sugerí la práctica del Ho’oponopono, en la forma como yo lo estaba practicando por aquella época y obteniendo buenos resultados.

Pasó bastante tiempo y un día Beth acudió a un trabajo mío sobre el Don y parecía otra persona, de tan feliz que estaba.

Mientras tomamos café, ella me cuenta que hizo el ho’oponopono como yo le había enseñado, y realmente le había salido bien, porque… la persona que quería comprar la casa se alejó y después ella ha podido constatar que ciertamente no hubiera sido un buen negocio.

Pero el motivo mayor de su felicidad era la gran modificación ocurrida en su trabajo. Como ya he dicho, se le hacía insoportable tal como estaba… y me cuenta haber pedido ya todos los permisos a que tenía derecho, pero… había llegado el día de retomar el trabajo.

En su vuelta a la escuela, ante la falta de una profesora, decidió quedarse en aquella sala en lugar de la otra… Esa era, según ella, la sala más difícil de la escuela, pues los alumnos eran muy agresivos y ni siquiera aprendían a leer… incluso había uno en especial que, aparte de pegar mucho a los demás, lo cual casi todos hacían… lloraba mucho todos los días…

Sucedió que ella se enamoró de aquella sala y pidió quedarse allí como profesora. Todos reaccionaron como si no fuese a soportarlo, toda vez que era la directora y la sala era la más difícil de todas…

Pese a toda la presión en contra, Beth luchó y consiguió asumir aquella sala… la más problemática de la escuela.

Y ahí ha sido cuando todo cambió… Beth se encantó con aquellos chiquillos y me contaba con alegría el entusiasmo que este nuevo desafío le estaba aportando cada día… Inventaba nuevas formas de hacer que aquellas criaturas experimentasen y demostrasen afecto… Me describía encantada lo que hacía y cómo los críos estaban reaccionando. ..

Yo escuchaba, más encantada aún, por el enorme bien que esto le estaba haciendo a ella… y a los niños.

Era de veras difícil de creer, porque he acompañado esta historia de Beth durante algún tiempo, mientras ninguna salida parecía satisfactoria. Ninguna salida… dentro de nuestros limitados recursos… claro…

Lo que estaba consiguiendo con ellos, nadie en la escuela lo podía creer… El niño que lloraba todos los días dejó de llorar… otros ya comenzaban a leer, contra las previsiones más optimistas.. . Y finalmente me contó el secreto de tan buenos resultados.

Desde que yo le comenté acerca del Ho’oponopono, ella había continuado practicándolo. .. y cuando comenzó a dar clases en aquella sala, lo hacía y lo continúa haciendo… “¡Lo siento mucho! ¡Te amo!” Para cada una de aquellas criaturas… cuando está en el aula… o en casa, por la noche, cuando se acordaba de alguna de ellas que lo estaba necesitando más… cada día… “¡Lo siento mucho! ¡Te amo!”

Quedé encantada de cómo el Gran Misterio nos guía por caminos que ni siquiera podríamos imaginar que habrían de traernos la felicidad.

Beth había llegado a ocupar el cargo más alto dentro de su formación y, sin embargo… se encontraba extremadamente insatisfecha, hasta el punto de casi abandonar todo. Y ha sido en lo que era una función bastante más baja, dentro de su formación, donde había encontrado la felicidad y la certeza de que era allí su lugar… allí se sentía sirviendo.

Poco tiempo después me telefonea súper emocionada, porque aquel alumno considerado como el más difícil de todos, el que se preveía que tan sólo aprendería a leer más o menos dentro de unos dos años… ya estaba leyendo. Me cuenta que hasta había llorado de emoción y de alegría, porque sólo hacía tres meses que había asumido aquella sala. Y los resultados que viene recogiendo son de veras asombrosos.. .

Y, como para completar su felicidad… ha conseguido comprar aquella casa que tanto le había gustado… Así… inesperadamente, la mujer decidió vendérsela por la oferta que ella le hizo. Algún tiempo después también ella consiguió vender su antigua casa de forma asimismo inesperada.

Cuando hacemos el Ho’oponopono, limpiando creencias y pensamientos limitantes, dejamos espacio para que la Divinidad pueda manifestarse en nuestras vidas… muchas veces ni siquiera podemos imaginar que nuestra felicidad esté tan cerca y tan accesible… y todo lo que más queremos, lo sepamos o no… nos llega sin esfuerzo, haciendo que nuestra alegría se expanda hasta lo infinito…

* * * * * * * * *

Desde que vengo practicando el Ho’oponopono, muchas cosas han cambiado… razono de otra manera frente a muchas cosas… He logrado sentir un coraje frente a la vida… que me está haciendo mucho bien…

Es algo así como la certidumbre de que siempre puedo elegir cómo pasar por las cosas… siempre puedo hacer algo ante cualquier situación que la vida me presente…
He venido notando una diferencia muy grande en la forma de relacionarme con las personas de mi entorno…

Contemplo cada situación del día-a-día como una oportunidad de cura… y esto ha tenido un poder enorme para modificar mi manera de ver a las personas a partir de entonces… es increíble percibir de qué modo… cuando cambias tu punto de vista sobre una situación, toda ella se transforma.

Recientemente. .. me encontré con una persona, considerada por muchos como alguien que no tiene paciencia y que algunas veces se expresa de manera muy estresada.
Aquel día ella procedió de ese modo conmigo… se comportó de forma grosera… así, sin más. Claro está que me asusté, y casi me estaba poniendo triste, pero… me acordé de que aquello era mi forma de ver a esa persona, y no lo que ella era en realidad…

Permanecí en silencio y mentalmente he pedido perdón por estar viéndola de aquella forma. Y también pedí al “Niño” (subconsciente) que se conectase con la Divinidad a fin de pedirle la curación de todos los pensamientos erróneos, que daban lugar a que viésemos en aquella persona cualquier otra cosa que no fuese un Ser de Luz…
“¡Lo siento mucho! Te amo…”

Fue increíble cómo, al sentirme responsable, lo cual es muy distinto de culpable… iba naturalmente mirando a aquella persona con otros ojos… la energía entre nosotras se iba aligerando y toda la agresividad que ella había manifestado en sus palabras se iba reemplazando por un estado de calma… Miré para aquella mujer con un Amor que antes no era muy fácil de pasar, debido al genio suyo que… yo había ya cristalizado dentro de mí como ‘no accesible’… Y ella se volvió suave para conmigo… y empecé a verla como una criatura un poco asustada que me inspiraba compasión.

Así ha venido siendo cada día… y cada día me sorprendo más de lo mucho que abarca esa liberación que proviene de la práctica del Ho’oponopono… Lo que me ha encantado es que… esa cura no necesita de la mente consciente, a no ser para la petición… porque quien cura es la Divinidad en cada cual… Intentar alcanzar la cura a través de la mente racional sólo nos aprisiona todavía más y más… en esa sofisticada máquina de crear problemas que es la mente racional.

Ya no hay necesidad de procurar, por los intrincados caminos de la mente… hacer aquellas extensas conexiones, intentando comprender por qué está sucediendo aquello… dónde está la causa… etc. etc. Con la mente racional nunca llegarás a saberlo. No hay manera.

Al experimentar los resultados obtenidos con la práctica del Ho’oponopono, empezamos a sentir cada vez más confianza en esa entrega… y a cosechar los frutos de recibir inspiración de la Fuente.
Como dice el Dr. Len:

“Ahí está la belleza de todo. Tú no tienes que entenderlo. Es como Internet. ¡No entiendes nada de cómo funciona! Apenas te acercas a la Divinidad y dices: “¿Hacemos un download?” La Divinidad entonces proporciona el download y tú recibes toda la información. Sin embargo, como nosotros no sabemos quiénes somos, nunca hacemos download directamente desde la Luz. Vamos a buscarlo fuera.”

El domingo yo tenía un trabajo con un grupo de mujeres… allá en las montañas. Yo siempre entrego… pero esa vez, la entrega parece que ha sido todavía más profunda… sabía que no necesitaba programar nada antes… tan sólo limpiar los pensamientos y estar allí completamente disponible.. . y así lo hice… Ese trabajo ha fluido tan bonito debido a que ocurrieron algunos acontecimientos tan inesperados, que aportaron cosas que, si yo hubiese intentado programarlas de aquella forma tan precisa, nunca lo hubiera conseguido. Sin contar con la visita de una linda mariposa azul brillante, que llegó por el soportal… entró un momento en la sala… y pasó volando lentamente por delante del grupo… confirmando aún más la energía que había llegado para aquel trabajo…

Algo más del Dr. Len

“Cuando haces el Ho’oponopono, lo que ocurre es que la Divinidad recoge los pensamientos dolorosos y los neutraliza o los purifica. No se trata de neutralizar o purificar a la persona, el lugar o la cosa. Lo que queda neutralizado es la energía que está asociada a la persona, lugar o cosa. Por lo tanto, la primera fase de Ho’oponopono es la purificación de la energía.

Entonces, he aquí que algo maravilloso sucede. La energía no sólo queda neutralizada, sino también liberada, y todo queda limpio. Los budistas llaman a eso, Vacío. El último paso es permitir que la Divinidad entre y llene el vacío con luz.”

* * * * * * * * *

Tal como ya he dicho aquí… me he encantado con el Ho’oponopono y con los resultados muy rápidos, cuando practicamos, claro… Y tuve muchas ganas de conocer más acerca de esa cura… Al principio lo que tenía disponible aún era muy poco… pero, como el Gran Misterio siempre nos trae aquello en que enfocamos nuestros pensamientos. .. así está sucediendo.

Esta vez ha llegado como una charla de John Curtin, que es la fuente de donde he sacado muchas informaciones.

Como sabemos, nosotros creamos nuestra realidad con nuestras creencias.
A lo largo de todas nuestras existencias hasta hoy, hemos acumulado una cantidad enorme de creencias, creadas cuando pensamos en lo mismo muchas y muchas veces, hasta que ese pensamiento se cristalice.. .

Los pensamientos repetitivos se vuelven creencias, que, consciente o inconscientemente crean nuestra realidad. Es importante percibir que manifestamos todo aquello en que creemos. Entonces todo lo que experimentamos en nuestra realidad es fruto de nuestra creación.

Una amiga mía muy eficiente, vive quejándose de que siempre atrae a personas extremadamente lentas para trabajar con ella, que no consiguen acompañar su ritmo, lo cual la irrita profundamente, porque ella acaba por tener que asumir mucho más trabajo del que podría dar cuenta, con lo cual siempre tiene cosas atrasadas, acumuladas, por hacer. Ella se queja como si el problema fuese de esas personas…

El otro día me dijo que iba a contarme el tanto de cosas por hacer que tenía atrasadas. Le contesté que contármelo no serviría de mucho, pero ella insistió alegando que haciéndolo se sentiría aliviada. Le dejé entonces que enumerase las muchas cosas y que se quejase de las personas lentas que siempre venían a trabajar para ella… etc. Hasta que le pregunté:

- ¿Por qué siempre atraes a ese tipo de personas para tu realidad, que genera esa clase de reclamaciones?

Cuántas y cuántas veces pasamos por las mismas situaciones sin conseguir entender el motivo de aquello… con otras personas… otras circunstancias, pero el resultado es el mismo. Quedamos atrapados siempre en los mismos puntos… Primero preferimos culpar al otro… a la vida… o a cualquier cosa que nos exima de responsabilidad.

Cuando caminamos un poco más en el auto-conocimiento, descubrimos que aquello que sucede fuera es tan sólo un reflejo de lo que tenemos dentro; y entendemos que no vamos a alcanzar la cura limpiando el espejo, porque él tan sólo nos refleja.

Si yo tengo una creencia, consciente o inconsciente de que las personas siempre van a actuar de determinada forma conmigo, siempre atraeré a personas que actuarán exactamente tal y como yo espero que actúen… hasta que yo limpie esos pensamientos que han creado esa creencia…

Comprendiendo cómo creamos nuestra realidad, podemos también asumir el 100% de la responsabilidad por todo aquello que nos sucede. Lo que puede parecer un peso enorme, en realidad es la clave de nuestra libertad, toda vez que únicamente podemos cambiar a nosotros mismos, pero… al hacer esto, cambiamos el mundo a nuestro alrededor.

Entonces… manos a la obra. El Ho’oponopono es una herramienta fantástica de limpieza de toda esa basura de las creencias acumuladas que guardamos en el subconsciente, que dictan nuestras acciones, día tras día. No podemos ser libres y expresar lo Sagrado, mientras estemos sujetos a ese peso inútil que nos obliga a permanecer dando vueltas y vueltas en torno a los mismos problemas.

Somos Seres perfectos de Luz; es derecho nuestro vivir esa perfección.

Una de las claves del Ho’oponopono es que tú asumas el 100% de responsabilidad sobre lo que has creado y sigues creando cada día en tu realidad… otra es que te dediques a limpiar esas creaciones, formadas a partir de pensamientos erróneos acerca de personas… situaciones. .. enfermedades.

Todo lo que a principio puede parecer muy difícil… asumir tanta responsabilidad. .. limpiar tanta basura… en realidad con el Ho’oponopono puede llevarse a cabo de manera muy sencilla. Y esto es lo más extraordinario.

Algunos pasos para practicar el Ho’oponopono

Para los antiguos Sacerdotes de Hawai, el Ser Humano está constituido por 3 Yo:

- Yo Básico, mente subconsciente, donde guardamos todos los patrones que hemos acumulado a lo largo de todas las existencias. Es compartido por todos.

- Yo Intermedio, mente consciente, la mente intelectual, lo que vemos, sentimos y pensamos.

- Yo Superior, mente Súper Consciente, la Divinidad.

La mente consciente solamente puede actuar con lo que va a buscar al subconsciente, no tiene nada propio. No tiene nada en que basarse.

Solamente el Yo Básico puede comunicarse con el Yo Superior, la Divinidad.

En el Ho’oponopono el proceso de cura no se da mediante un acto consciente o un acto mental. Quien cura es la Divinidad… y esa cura tiene lugar cuando pedimos al Yo Básico que se conecte con la Fuente para curarnos, limpiando todas las creencias erróneas… permitiendo entonces que la Divinidad fluya a través de nosotros.
Ellos llaman Niño al Yo Básico, y para conectarnos con él podemos imaginar que se encuentra energéticamente en la región bajo el ombligo.

Me ha gustado llamarle Niño y así lo he venido haciendo…

Entonces… cuando alguien entre en tu realidad y te traiga algún “problema”, puedes hacer la cura al asumir el 100% de la responsabilidad por los pensamientos erróneos que han creado aquella situación, y limpiando esos pensamientos.

Te conectas con el “Niño” y dices:

“Niño, por favor, pide a la Divinidad que limpie en nosotros todos los pensamientos erróneos que nos hacen ver a esa persona como cualquier cosa que no sea un Ser de Luz.”

Y repites mentalmente “¡Lo Siento Mucho! ¡Te Amo!” imaginando que hablas con esa persona. Tantas veces como sientas que es necesario…

Sabiendo que en realidad estás curando a ti mismo, porque toda cura es una auto-cura.

* * * * * * * * *

Estamos en unos tiempos en que podemos contar con herramientas tan sencillas para alcanzar la cura que, debido a nuestros viejos patrones, se hace difícil creer que con tanta sencillez podemos llegar a resultados tan positivos. Parece que la vieja historia de que para ocurrir, todo necesita enorme esfuerzo, aún intenta retenernos en la vieja energía.

Cuando leí por primera vez acerca del Ho’oponopono, claro que me pareció todo muy simple, y los resultados descritos tan grandes, que me admiré un poco, pero gracias al Gran Misterio, me decidí a arriesgar, al fin y al cabo, era tan sencillo, por qué no intentarlo.. . Y tal como ya he contado aquí, los resultados fueron tan inmediatos y sorprendentes que, a partir de entonces, nunca más he dejado de hacerlo, de aquella forma como lo aprendí. Y pasé a divulgarlo en mis trabajos y para mis amigos, recibiendo siempre un retorno muy positivo.

Como muchas personas se han venido interesando por esa cura, y me han hecho preguntas de cómo practicarla, entiendo que esta es una oportunidad de divulgar algo sencillo, pero… que puede marcar la diferencia en la vida de muchas personas…
Lo que nos impide tener una vida plena, en la que podamos ejercer nuestros Dones y disfrutar de toda la felicidad que proviene de estar cumpliendo nuestro propósito divino, sin esfuerzo y con levedad, es el hecho de estar cautivos del pasado por los muchos nudos que hemos creado a lo largo de nuestras vidas… A medida que deshacemos esos nudos que nos atan al pasado, podemos estar más enteros y presentes para servir en este momento tan especial del Planeta.

Antes ese era de veras un proceso prolongado y a veces muy doloroso, lo cual hacía que mucha gente desistiese de esa liberación. Ahora tenemos muchas herramientas disponibles, y con ellas esa liberación y cura de las experiencias pasadas puede tener lugar de forma suave y muy rápida.

Y el Ho’oponopono es una de esas herramientas.

Claro que no sirve de nada que limpiemos lo que nos ata al pasado si continuamos a crear, en el presente, los mismos patrones que nos van a mantener sujetos a las mismas viejas historias. Por ello es bueno que estemos atentos a lo que estamos creando en nuestro presente… comprendiendo que se nos está dando la oportunidad de limpiar todo un pasado… para poder empezar un nuevo tiempo, sin culpas… ni miedos… con más Luz… Consciencia y Amor.

Pongo a continuación un texto del Artista Plástico Al McAllister, que muestra de forma muy clara y sencilla cómo practicar el Ho’oponopono. Él también ha venido dedicándose a divulgar el Ho’oponopono, por haberse también maravillado con este procedimiento.

Cómo practicar el Ho’oponopono

Aquí comprenderás por qué el intelecto no dispone de recursos para resolver problemas, él sólo puede manejarlos. Y manejar no resuelve problemas. Al hacer el Ho’oponopono tú pides a Dios, a la Divinidad, que limpie y purifique el origen de estos problemas, que son los recuerdos, las memorias. Así neutralizas la energía que asocias a determinada persona, lugar o cosa. Durante el proceso esta energía es liberada y transmutada en pura luz por la Divinidad. Y dentro de ti el espacio que ha quedado vacante se rellena con la luz de la Divinidad. Entonces, en el Ho’oponopono no existe culpa, no es necesario revivir sufrimientos, no importa saber el por qué del problema, de quién es la culpa, o su origen.

En el momento en que notas dentro de ti algún malestar en relación a una persona o lugar, algún acontecimiento o cosa, empieza el proceso de limpieza, pide a Dios:
“Divinidad, limpia en mí lo que está contribuyendo para este problema.” Entonces, usa las frases de esta secuencia: “Lo siento mucho. Perdóname. Te amo. Estoy agradecido”, varias veces; podrás destacar una de ellas que te conmueve más en aquel momento y repetirla. Deja que te guíe la intuición.

Cuando dices “Lo siento mucho” reconoces que algo (no importa saber el qué) ha penetrado en tu sistema cuerpo/mente. Quieres el perdón interior por lo que pueda haber traído aquello a ti.

Al decir “Perdóname” no estás pidiendo a Dios que te perdone, sino que estás pidiendo a Dios que te ayude a perdonarte.

“Te amo” transmuta la energía bloqueada (que es el problema) en energía fluente, te reconecta a lo Divino.

“Estoy agradecido” es tu expresión de gratitud, tu fe de que todo será resuelto para el bien mayor de todos los implicados.

A partir de este momento, lo que ocurra a continuación viene determinado por la Divinidad; puede que te sientas inspirado para actuar de alguna manera, cualquiera que fuese, o no. Si persistiese alguna duda, continúa con el proceso de limpieza y pronto tendrás la respuesta, al quedar completamente limpio.

Recuerda siempre: lo que tú ves de equivocado en el prójimo también existe en ti, somos todos Uno, por tanto, toda cura es auto-cura. En la medida en que mejoras tú, el mundo también mejora. Asume esta responsabilidad. Nadie más necesita hacer este proceso, sólo tú.

Aquí (una vez más) está la oración original de Morrnah, simple y poderosa:

“Divino Creador, padre, madre e hijo en Uno… Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados hemos ofendido a tu familia, parientes y antepasados, por medio de pensamientos, palabras, actos y acciones, desde el principio de la creación hasta lo presente, rogamos tu perdón… Deja que esto limpie, purifique, libere, corte todas las recordaciones, bloqueos, energías y vibraciones negativas y transmute estas energías indeseables en pura luz… Así está hecho.”

* * * * * * * * *

Muchas personas me han pedido más informaciones acerca de cómo utilizar el Ho’oponopono… si puede utilizarse para determinadas situaciones. .. y cómo debe hacerse… Entonces voy a contar algo más de mi experiencia con esa técnica hawayana que es extremadamente liberadora.

En verdad… desde que recibí un e-mail, que considero una bendición, con el Ho’oponopono, comencé a realizarlo y desde la primera vez me he sentido encantada con los resultados. La clave es asumir la total responsabilidad por todo cuanto nos ocurre ya partir de ahí comprender que también podemos disolverlos patrones que atraen esas situaciones para nuestras vidas. Lo que nos aparece fuera es tan sólo un reflejo de lo que está dentro. Al comprender que somos responsables por todo aquello que nos ocurre, eso nos da una clave preciosa de liberación, toda vez que si hemos sido nosotros quienes hemos creado, a algún nivel, aquella experiencia, también podremos liberarla. Nunca estamos en la dependencia del otro, a no ser que queramos mantener la postura de eternas víctimas de todo cuanto nos sucede. He recibido de una amiga este texto que me ha parecido muy apropiado y que nos facilita el comprender cómo todo está dentro…y el no huir de las situaciones, pasando a encararlas de frente.

Una de las cosas de que te das cuenta cuando observas la naturaleza del yo, es que aquello que haces y lo que te ocurre son lo mismo. Ala percibirte de que no existes separadamente de todo lo demás, adviertes lo que es la responsabilidad: eres responsable por todo lo que experimentas. No puedes volver a decir, “Él me ha enfurecido” ¿Cómo es que él ha podido enfurecerte? Sólo tú puedes enfurecerte. Comprender esto hace cambiar tu modo de relacionarte con el mundo y de lidiar con la tensión. Entonces te apercibes que la tensión, que en general tiene que ver con la separación, es creada por el procesamiento mental de tus experiencias. Siempre que surge una amenaza, un contratiempo, un obstáculo, nuestra reacción inmediata es rechazar, es prepararnos mental o físicamente para luchar o huir. Si te tornas en el bloqueo – en el miedo, en el dolor, en la cólera – y lo vives plenamente, sin juzgar o sin huir, dejándolo ir, deja entonces de haber bloqueo. En realidad, no existe
manera de salir de él; no puedes huir. No hay ningún lugar para donde puedas huir, no hay nada de dónde huir: eres tú.

John Daido Loori.

En la práctica, lo que hago siempre que algo o alguien me incomoda, es que me acuerdo de que si he atraído aquello para mi realidad… si me he dejado afectar por aquello, se debe a que yo tengo dentro de mí una parte de la cual aquello es un reflejo.

Por ejemplo: si una persona me juzga o me rechaza o es agresiva conmigo, al comprender que de alguna forma aquello se encuentra dentro de mí y es lo que atrae las situaciones externas, en seguida hago uso del Ho’oponopono. Si puedo tumbarme y relajarme, lo hago inmediatamente; si no es posible, lo hago dondequiera que esté… Digo mentalmente: ¡Lo siento mucho! ¡Te amo! Muchas veces… muchas veces.

Generalmente cuando somos afectados por alguna situación desagradable, puede ocurrirnos sentir una opresión en el pecho o en la garganta…u otro malestar cualquiera. Suelo sentir esa opresión en el pecho y es increíble que a medida que vamos diciendo “¡Lo siento mucho! ¡Te amo!” la sensación desagradable va disminuyendo. .. hasta desaparecer. .. y surge una sensación muy buena… un ensanchamiento donde antes había opresión.

El Ho’oponopono funciona de forma que no necesitamos pensar sobre lo que estamos liberando, no pasa por la razón, es algo así como si una goma fuese borrando nuestros patrones inconscientes que permanecen repitiéndose todo el tiempo como una película.

Según Mabel Katz, en el libro “El camino más fácil” es bueno hacerlo siempre… incluso sin motivo aparente.

“Lo esencial es practicar este método lo más posible, inclusive cuando parece que no está pasando nada, o que uno no tiene ningún problema. ¿Por qué? Porque la mente toca las grabaciones todo el tiempo. Repite permanentemente los programas que tenemos grabados aunque no estemos conscientes de ello.”

Recuerdo que una vez en que determinada situación estaba incomodándome, no ligada a ninguna persona en especial, sino que era más bien algo referido a una parte de mi vida que no estaba fluyendo demasiado bien. Entonces me tumbé y dije que quería curar aquella situación… e imaginando que ella estaba dentro de mí, empecé a decir ¡Lo siento mucho! ¡Te amo!… Al día siguiente encontré una solución tan inesperada que casi no lo creí. El Universo me había traído exactamente aquello que más necesitaba en aquel momento y me mostró el origen del por qué yo estaba pasando por aquello, en un sueño, que se confirmó con un mensaje de e-mail que llegó a la mañana siguiente.

Algunas veces, mientras lo hago en un estado un poco más relajado, veo escenas y paso por experiencias que observo, comprendiendo que están siendo liberadas por la Luz del perdón y del amor.

¡Lo siento mucho! ¡Te amo!
¡Lo siento mucho! ¡Te amo!
¡Lo siento mucho! ¡Te amo!

* * * * * * * * *

De alguna manera, practicar y escribir sobre Ho’oponopono, tal como nos lo enseña el Dr. Len, viene siendo algo muy especial para mí… Parece que algo muy nuevo y al mismo tiempo muy antiguo… viene con el Ho’oponopono… Puedo sentir nítidamente un flujo de energía, no tan palpable, como cuando sentimos energía fluyendo por las manos… es algo más allá de eso… que me parece mucho más abarcador… y eso me viene dando una alegría muy grande… y una certeza de que siempre podemos tener acceso a más y más… cuando nos entregamos al Gran Misterio.

Es algo que se puede percibir de forma muy nítida… cuando estoy dedicándome al Ho’oponopono… pero que no es fácil de describir… Por eso agradezco profundamente al Gran Misterio…

Desde que entré por primera vez en contacto con el Ho’oponopono he comenzado a practicarlo, un poco a ciegas porque no tenía muchas informaciones. .. pero ha funcionado de forma tan mágica que me ha ido interesando cada vez más. Después han venido otros datos… modifiqué un poco la práctica… pero los resultados continuaban.

Me encantó cuando supe del “Niño” – el subconsciente – que además de guardar todas las memorias es también el mensajero entre el Yo consciente y la Divinidad… Empecé a hacerlo siempre conectándome con el “Niño” y a partir de ahí, una voz interior que me orienta en la práctica… se fue haciendo más presente… y he podido constatar la sabiduría de esa voz al comprobar los resultados.

Percibí que Beth, aquella amiga cuya historia he contado en “recogiendo los frutos del Ho’oponopono”, lo hacía de la forma más simple posible… que es como yo le había enseñado cuando recibí el primer e-mail, y a pesar de hacerlo así ella estaba alcanzando todos aquellos resultados. Entonces comprendí que… a partir del momento en que nos dedicamos a hacer el Ho’oponopono, confiando en que quien soluciona los problemas es La Divinidad y no nuestra parte consciente, la Divinidad nos guía en esa práctica, para hacer lo que sea necesario a fin de que la limpieza llegue a producirse.

He venido aprovechando cada situación en mi vida para hacer el Ho’oponopono. Y lo he venido haciendo hasta sentir alivio respecto de cada situación. Sea una persona… un recuerdo… un sueño, o un sentimiento que entra en mi realidad y se convierte en problema… hago la limpieza.

Reconozco que aquel problema es, en un 100%, de responsabilidad mía, porque viene de las memorias que he creado y acumulado en la mente subconsciente. Algunas veces siento deseos de pedir perdón a la persona, si fuese el caso, por tener los pensamientos erróneos sobre ella que están causando aquel problema. Entonces hago esto mentalmente.

Establezco una conexión con el “Niño” (subconsciente) y le ruego, por favor, que pida a la Divinidad para que limpie en nosotros la causa de aquel problema. Y digo mentalmente: “¡Lo siento mucho! Te amo”…

Cuando empiezo a hacer Ho’oponopono para una persona, a veces sucede que me viene, una y otra vez, la imagen de otra persona; entonces lo hago para la otra persona. Así voy siguiendo lo que me viene… sabiendo que estoy siendo guiada por la Divinidad y que es algo que también ha de ser limpiado con relación a aquel problema.

Sé que no debo hacerlo teniendo en vista la obtención de determinado resultado… lo hago para limpiar lo que impide a la Divinidad fluir en mí…. y al limpiarlo podemos sorprendernos con cosas que vienen… mucho mejores que las que podíamos esperar… Hay situaciones en nuestras vidas, problemas que nos impiden caminar… He recibido muchos e-mails con preguntas si podía o no hacer Ho’oponopono para determinadas situaciones. ..

Para problemas financieros, de amor, de cosas que no se resuelven… en fin, sea cual fuere la situación… podemos hacer Ho’oponopono, porque toda situación que nos trae sufrimiento es fruto de las memorias guardadas en el subconsciente y siempre podemos pedir a la Divinidad que limpie esas memorias.

Puedes imaginar la situación que te aflige y preguntar a la Divinidad qué hay en ti que está creando aquel problema… Y continuar de la misma forma, pidiendo a la Divinidad que haga la limpieza.

Si es una situación que envuelve a varias personas, recuerda que las memorias son compartidas por todos y que, a medida que asumes el 100% de la responsabilidad por esas memorias, y pides a la Divinidad que haga la limpieza…. todos van a beneficiarse.

Podemos hacer el Ho’oponopono para enfermedades, pidiendo:

“Niño, por favor, conéctate con la fuente y pide a la Divinidad para que fluya a través de nosotros para limpiar la causa de esa enfermedad”…. Mientras está llevándose a cabo la limpieza, la energía de la Fuente está fluyendo a través de ti.

Si fuese un problema de enfermedad genética, recordemos que ella es fruto de generaciones y generaciones de pensamientos erróneos y que al limpiar esos pensamientos, el ADN puede ser modificado.

Somos Seres Divinos, perfectos, y todo cuanto nos impide estar así son nuestras creencias… Por qué no eliminar lo que nos bloquea… y Ser enteramente Luz…

* * * * * * * * *

Cada vez me siento más encantada con el Ho’oponopono, por la iluminación que me aporta sobre cosas que antes no conseguía percibir como las percibo ahora… Me parece que, en la medida en que limpiamos más y más memorias… más espacio nos queda para el fluir de la Divinidad… Vas limpiando las memorias y recibiendo la inspiración de lo que necesitas en ese momento…

El otro día he despertado muy temprano e hice la Oración de la Mornah Simeona, con mucha concentración. .. estuve diciendo mentalmente. .. “Lo siento mucho, te amo”… y adormecí nuevamente.

Tuve un sueño muy significativo, en el cual me parece haber ido muy lejos… algo muy antiguo… Pero después de levantarme, me di cuenta de que “sabía” algunas cosas, sobre las cuales venía pensando últimamente.. . y la sensación que tuve fue la de que había recibido una información en bloque acerca de todo aquello, lo cual amplificó mucho mi comprensión.. . Y eso aparentemente no tenía nada que ver con el sueño… o tenía todo… porque aquel sueño también fue muy diferente… no por el enredo… sino por la fuerza de la energía…

Ya me había pasado eso algunas veces… pero desde que vengo practicando el Ho’oponopono eso se ha intensificado. ..

Viene todo de una vez… y yo sé lo que es… por entero, y tan sólo tengo que traerlo a la razón por un camino de palabras… ordenándolo y simplificándolo para que quepa dentro de mi comprensión racional…

Una cosa muy sencilla, que hacemos todo el tiempo sin darnos cuenta… y que nos mantiene creando y recreando las mismas realidades veces y más veces… ocurre cuando percibimos alguna cosa manifestándose como un problema.
Ya venga en forma de una dolencia… o un problema económico… un problema emocional o de relación, etc…

Advertimos el problema y nos sentimos incomodados por él… Lo primero que hacemos es creer en aquel problema. Tú crees porque lo percibes como real… y no tendrías por qué no creer en algo que se ha concretado en tu realidad… puesto que los “síntomas” de aquel problema son bien visibles…

Si es una enfermedad, por ejemplo… una gripe… me lo creo, porque estoy sintiendo todos los malestares y percibiendo los síntomas… Al creerlo, generalmente lo comparto con otras personas… les digo que tengo la gripe… esas personas lo creen y no tendrían motivo para no creerlo… Al divulgar nuestros problemas, inocentemente, estamos… además de crear nuestra realidad… haciendo que otros nos ayuden en esa creación.

Generalmente lo contamos a alguien… y a otro más… y si es un problema que se repite entonces… se lo contamos a mucha gente… e incluso… varias veces a la misma persona, además – claro – de pensar repetidamente en aquello. Algunos también van a difundir esa noticia… y muchas veces personas a las que ni siquiera conozco van a creer también en aquello. En fin… al dar a alguien la noticia de cualquier problema, estaremos lanzando algo sobre lo cual ya no tenemos control… Eso ocurre tanto para las cosas “malas”… como para las “buenas” pero… desgraciadamente, parece que mucha gente prefiere creer y divulgar más las cosas “malas”.

Las personas que están encantadas de ser “víctimas” y de quejarse de los muchos problemas, continúan creando cada vez más oportunidades de quejarse… porque problemas será lo que no vaya a faltarles. Si eso se da a nivel personal, donde relativamente pocas personas nos ayudan a crear nuestra realidad, imagínese a nivel nacional y planetario, con millones de personas creyendo en lo que está ocurriendo con nuestros gobernantes y con nuestro querido planeta Tierra… ayudando así a mantener cristalizada la que se suele llamar realidad de consenso…

Cuántas veces recordamos y comentamos cosas que han ocurrido hace mucho tiempo… y “creemos en ellas”, contándolas con claridad de detalles, porque han quedado grabadas en nuestra memoria. Esas memorias brotan de manera aleatoria, y traen cosas de un pasado cercano o remoto y alimentan el continuar creando aquello a que se refieren. A partir del momento en que creemos que algo es verdad y pasamos a otro esa información.. . alguien… en cualquier lugar… en cualquier tiempo, puede acordarse de aquello y dar un poco más de vida a aquella creación…

Ahora bien… cuando nos damos cuenta de que cualquier problema, manifestándose por primera vez en esta nuestra realidad, solamente ha surgido porque viene de una memoria bastante más antigua, que puede venir incluso del inicio de nuestra creación, se hace bastante fácil percibir por qué es imposible, para nuestra mente racional, saber dónde está la causa de los problemas… y comprender por qué no podemos resolverlos de forma lineal.

He comprendido un poquito más de ese camino, en el que continuamos creando nuestra realidad y clasificándola como “bien” y “mal”… pero he comprendido principalmente que todo ello forma parte de un pasado ya vivido y revivido… muchas y muchas veces… Casi nunca estamos “nuevos” para una experiencia, toda vez que ya hemos llegado a ella cargados de memorias que nos hacen tener apego o aversión a determinadas cosas… Es bueno estar limpios de cualquier registro de experiencias pasadas para que no nos sujetemos a ellas… ya no es momento de revivir cosas que ya hemos vivido, por mejores que nos hayan parecido… ni de evitar otras, por peores que nos hayan parecido…

El “bien”… el “mal”… apego o aversión, nos mantienen sujetos a la dualidad, impidiéndonos estar por entero en el presente. Estamos en una época en que se nos exige total disponibilidad para recibir las nuevas posibilidades que llegan con el Nuevo Tiempo… recibir sin interferencia de miedos o preferencias. .. Simplemente recibir por entero… con Amor.

Por eso me gusta el Ho’oponopono, y todo lo demás que pueda venir como posibilidad de limpiar todas esas memorias… mediante el fluir de la Divinidad…

Oración creada por Morrnah Simeona “guardiana del secreto”

Divino Creador, padre, madre, hijo, en uno…

Si yo, mi familia, mis parientes o ancestros, te hemos ofendido, a tu familia, parientes o ancestros, por pensamientos, palabras, actitudes y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente, pedimos vuestro perdón…

Dejad que esto limpie, purifique, libere, corte todos los recuerdos, bloqueos, energías y vibraciones negativas y transmute esas energías indeseables en pura luz…

Y así está hecho.”

* * * * * * * * *

No definas quien eres tú, porque puedes acabar creyéndotelo. .. y realizándolo así…
Si alguien te preguntase quién eres… cuáles son las cosas te gustan y que no te gustan en ti, física y emocionalmente. .. tus características más pronunciadas. .. tu reacción ante determinadas cosas y situaciones. .. buscarías en la memoria y sabrías qué responder…

Buscarías en la memoria…

Si te preguntasen cómo reaccionarías si tuvieses que despertar muy temprano… lo sabrías. Si te preguntasen cuál es el color que más te gusta… lo sabrías. Qué comida prefieres… qué canciones… En fin, podrías responder a una lista interminable de cuestiones sobre ti misma (o)…

Nos consideramos ya tan definidos que ni siquiera osamos estar en el presente… para no correr riesgos… casi nunca nos damos la oportunidad de experimentar el presente, porque ya respondemos a él buscando en la memoria lo que supuestamente “somos”… lo que “nos gusta y no nos gusta”… Ya tenemos preparadas las reacciones para muchas situaciones del día-a-día… almacenadas en la memoria… procedemos.. . o mejor, reaccionamos ante la vida basándonos en nuestro sistema de creencias.
Hemos aprendido a “aprender” tantas cosas para facilitar nuestro día… hemos aprendido que cuanto más definidas tuviésemos las cosas, mejor podríamos “enfrentar” la vida.

Cuántas veces hemos escuchado ya esa palabra, “enfrentar” en referencia a la vida… como si vivir fuese algún tipo de lucha. Al entrar en la vida armados con tantas creencias… estamos tan sólo literalmente enfrentando la vida, usando como escudo esas memorias acumuladas. Cada día… incluso antes de abrir los ojos… nos acordamos de quienes supuestamente “somos”, y nos ponemos esa armadura, que está acompañada de lo que nos gusta o no… y de todas las características que hemos definido para nosotros mismos… que actúan consciente o inconscientemente todo el tiempo.

Y así… armados, vamos, a lo largo del día… excluyendo o defendiendo cosas sin darnos cuenta de que… lo que defendemos son memorias de experiencias ya vividas… ya pasadas…, y casi nunca estamos limpios y abiertos para recibir el presente.

La vida solamente es lucha cuando entramos en ella armados de creencias que no dejan ningún espacio para lo “Vacío”. Ningún espacio para el fluir de la Divinidad que nos surte de todas las cosas buenas en el momento presente, sin que para ello tengamos que almacenar nada… ni hacer esfuerzo alguno.

Desde lo Vacío la Inspiración Divina nos guía…

A partir del momento – denominado “caída” – en que el Hombre dejó de confiar únicamente en la Divinidad y pasó a creer que él también podría y debería controlar los acontecimientos y tomar las decisiones sirviéndose de la razón… ha comenzado a arrastrar las experiencias de una relación para otra… de una vida para otra… guardándolas en la memoria.

Hemos empezado… y seguimos, a acumular las memorias porque hemos considerado que eso nos daría seguridad; al fin y al cabo… si el ego ha elegido tomar el control, cuanta más información guardada tenga, mejor será… Y así es cómo el confiar en la Divinidad ha venido siendo, cada vez más, reemplazado por el confiar en nuestras (las del ego) propias opciones y decisiones.. . Hasta que las memorias fueron tantas y tantas que han ocupado el espacio de lo Vacío…

Y hubo incluso quien se ha olvidado de que existía “otra” posibilidad de manifestación y de creación que no fuese esa de buscar en la memoria y revivir cosas… Ya casi nadie se acordaba de la Inspiración Divina… de lo Vacío…

Considero que el “paraíso” puede ser aquel estado de conciencia en el cual confiamos plenamente en que El Gran Misterio nos provee de todo, natural y simplemente. .. sin que ni siquiera tengamos que pensar en ello… No necesitamos siquiera “querer” porque todo cuanto sea para nuestra felicidad real, se manifiesta sin esfuerzo, a tiempo y a su hora.

Esa confianza es una entrega Total… porque sabemos que en la conexión con la Divinidad está la llave del “paraíso”, donde somos recipientes vacíos para el flujo continuo de las bendiciones del Creador.

Por eso me gusta el Ho’oponopono, que llega como una posibilidad preciosa de limpiar esas memorias que nos limitan e impiden que el flujo de la Divinidad sea constante

A continuación el Ho’oponopono según el Dr. Len – Extraído de la página
- Traducido por Suzana Guimarães en diciembre de 2006.

“¡Los problemas pueden ser solucionados sin que realmente se sepa lo que está ocurriendo! Darme cuenta de este hecho y apreciarlo representa un gran alivio y alegría para mí.

De solucionar los problemas, parte del objetivo de la existencia, es de lo que trata la Identidad Propia Ho’oponopono. Para solucionar problemas, dos preguntas han de formularse: ¿Quién soy yo? ¿Quién está al mando?

El aprehender la naturaleza del Cosmos se inicia con la percepción de Sócrates: “Conócete a ti mismo.”

“Las memorias revividas dictan lo que la Mente Subconsciente tiene como experiencias.”

“La Mente Subconsciente realiza la experiencia a través de la imitación, haciendo eco de las memorias revividas. Ella se comporta, ve, siente y decide exactamente lo que le dictan las memorias. La Mente Consciente también opera, sin que tenga conciencia de ello, a través de memorias revividas. Éstas dictan lo que la Mente Consciente experimenta, tal como demuestran las pesquisas.”

“¡Es crucial en el proceso de resolución de problemas, darnos cuenta de que el cuerpo y el mundo no son problemas por sí mismos, sino efectos, consecuencias, de memorias revividas en la Mente Subconsciente!

¿Quién está al mando?”

“Lo Vacío es la base de la Identidad Propia, de la Mente, del Cosmos. Es el estado precursor de la infusión de Inspiraciones generadas en la Divina Inteligencia y enviadas a la Mente Subconsciente.”

Todo cuanto saben los científicos acerca del Cosmos tiene origen en lo Vacío, y retornará a lo Vacío de donde ha venido. El universo comienza y termina con cero.
Charles Seife, “Zero: A Biografia de uma Idéia Perigosa” (Cero: La Biografía de una Idea Peligrosa)

“Las memorias revividas ocupan el lugar de lo Vacío en la Identidad Propia, impidiendo la manifestación de Inspiraciones. Para remediar esta situación, para restablecer la Identidad Propia, las memorias han de ser transformadas en Vacío, a través de la transmutación hecha por la Divina Inteligencia.”

“Limpia, borra, borra y encuentra tu propio Shangri-la. ¿Dónde? Dentro de ti.”
Morrnah Nalamaku Simeona.

“La existencia es un regalo de la Divina Inteligencia. Y el regalo ha sido dado con el único objetivo de restablecer la Identidad Propia a través de la solución de problemas. La Identidad Propia Ho’oponopono es una nueva versión de un proceso ancestral hawaiano de solución de problemas, de arrepentimiento, perdón y transmutación.

“El Ho’oponopono envuelve la total participación de cada uno de los cuatro miembros de la Identidad Propia: la Divina Inteligencia, la Mente Súper Consciente, la Mente Consciente y la Mente Subconsciente – trabajando juntas como una unidad. Cada miembro tiene su propia parte y función.”

“La Identidad Propia opera a través de Inspiración y memoria. Apenas una de ellas, memoria o Inspiración, puede estar al mando en la Mente Subconsciente en determinado momento. El Alma de la Identidad Propia sirve apenas a un maestro de cada vez, habitualmente a la memoria, la espina, en vez de a la Inspiración, la rosa.”

“Lo Vacío es el punto común, el fundamento, el ecualizador de todas las Identidades Propias, “animadas” e “inanimadas”. Es la fundación indestructible y atemporal de todo el cosmos, visto y no visto.

Las memorias revividas ocupan el lugar del fundamento de la Identidad Propia, alejando el Alma de la Mente de su posición natural, lo Vacío y lo Infinito. Aunque las memorias puedan ocupar el lugar de lo Vacío, ellas no pueden destruirlo. ¿Cómo puede ser destruido lo Vacío?

La Mente Consciente puede iniciar el proceso del Ho’oponopono para liberar las memorias, o puede permanecer supeditada a ellas, con culpa y pensamiento.”

Diagrama 4 – Identidad Propia Ho’oponopono (Solución del problema)
Arrepentimiento y Perdón

1. La Mente Consciente inicia el proceso de solución de problemas Ho’oponopono, petición a la Divina Inteligencia para que transmute las memorias en Vacío. Ella reconoce que los problemas son las memorias, revividas en tu Mente Subconsciente; y que éstas son responsables por ello al 100%.

2. El flujo descendente de la petición encaminada a la Mente Subconsciente, gentilmente pone en movimiento las memorias para transmutación. La petición entonces sube a la Mente Súper Consciente, proveniente de la Mente Subconsciente, y

3. La Mente Súper Consciente examina la solicitud, haciendo las modificaciones que estime adecuadas. Por estar siempre ligada a la Divina Providencia, ella está en condiciones de examinar y hacer modificaciones. La petición es entonces encaminada hacia arriba, a la Divina Inteligencia, para revisión final y consideración;

Diagrama 5 – Identidad Propia Ho’oponopono (Solución del problema).
Transmutación por la Divina Inteligencia

4. Tras analizar la solicitud enviada hacia arriba por la Mente Súper Consciente, la Divina Inteligencia manda energía de transmutación a la Mente Súper Consciente;

5. La energía de transmutación fluye desde la Mente Súper Consciente para la Mente Consciente;

6. Y la energía de transmutación fluye desde la Mente Consciente para la Mente Subconsciente. La energía de transmutación primeramente neutraliza las memorias designadas. Las energías neutralizadas son entonces liberadas para almacenaje, dejando un vacío.

Los Pensamientos y la culpa son memorias revividas. (Véase el Diagrama 3) “¡El Alma puede ser inspirada por la Divina Inteligencia sin darse cuenta de lo que está sucediendo! El único pre-requisito para Inspiración, creatividad Divina, es que la Identidad Propia sea Identidad Propia. Ser Identidad Propia requiere la limpieza incesante de memorias.

Las memorias son compañeras constantes de la Mente Subconsciente. Ellas nunca dejan a la Mente Subconsciente para irse de vacaciones. Ellas nunca dejan a la Mente Subconsciente para jubilarse. Las memorias nunca se detienen en su incesante revivir!”

* * * * * * * * *

“Pues aunque tú seas un Todo, eres además cada uno de los que están durmiendo en tu alma colectiva; y donde haya uno que aún duerme con el sueño turbulento de la historia, duerme también la parte de ti que ese representa”.
Ken Karey

He practicado el Ho’oponopono de la forma más sencilla desde que he recibido un e-mail contando sobre el Dr. Len… y desde entonces he obtenido resultados sorprendentes. Y más informaciones me están llegando… algunas me conmueven de forma muy viva… como la conexión con el “Niño”, porque ha venido de encuentro a muchas señales que yo venía recibiendo de que… es mediante la pureza del niño como tenemos acceso a la Fuente…

Los resultados vienen siendo visibles y crecientes, no sólo por mi cambio frente a la vida y a las personas, pero especialmente en lo que se refiere a mi percepción de la Divinidad que fluye y me trae exactamente lo que necesito para aquel momento, de una forma que, si yo misma intentase hacerlo, no lo conseguiría con tanta precisión.

Un libro… (La Estrella Semilla) que ha llegado por correo, enviado por un amigo, me ha traído y sigue trayendo informaciones preciosas que, con otro lenguaje, hablan de las mismas cosas que el Ho’oponopono sobre la Identidad Propia… algunas veces incluso me asombro con la precisión de la información que llega… exactamente en aquel momento en que alguna percepción interior me hace notar algo más allá… abro una página de ese libro y allí está la explicación exacta de aquello… sólo que de una forma que ensancha todavía más aquella percepción, alimentando más aún el Alma.

Ese fluir de la Divinidad ha venido siendo cada vez más asombroso… y se viene manifestando con extremada sencillez, mostrándome que no podemos entregar a nada ni a nadie nuestro poder de elección… no siendo al Gran Misterio.

Considero que el Ho’oponopono de la Identidad Propia… ese libro… al igual que otras herramientas preciosas, están llegando a nosotros en estos tiempos de final de un gran ciclo, como un camino mucho más sencillo y más directo para restablecer el flujo de la Divinidad en cada uno de nosotros.

Esas herramientas, al ser puestas a nuestra disposición, funcionan como preciosas guías para que alcancemos un propósito… y no para adaptarnos a ellas… ni para que nos atemos, como si fuesen normas fijas, a los pasos que ellas nos enseñan, comprendiendo que esos pasos… son un camino para facilitarnos el llegar a un resultado, y no una forma de atarnos al camino… dejando en segundo plano el objetivo.

Podemos imaginar que necesitamos de todos esos pasos definidos… porque ellos funcionarían como una especie de mapa para conducirnos a algo que queremos alcanzar y no sabemos cómo, o no nos acordamos…

Tomamos el mapa y lo seguimos a rajatabla, o no… según nuestra intuición… Esos mapas vienen para enseñarnos, detalladamente y de la manera más precisa… facilitando la jornada, en la que cada cual procede según su experiencia. .. e intuición. Puede que necesitemos, durante mucho tiempo, seguir el mapa detalladamente, porque si no, nos perderíamos en el camino… o seríamos desviados por otros llamamientos. .. Puede que después de algunas veces de seguir detalladamente aquel mapa lleguemos a descubrir un atajo que vuelve el camino más rápido.

Puede ser también que al seguir el mapa una vez, nos acordemos de que ya hemos estado en aquel lugar a donde el mapa nos ha llevado, y que ya no necesitemos seguirlo exactamente de aquella forma porque hemos descubierto un acceso más directo… Y además una infinidad de posibilidades que vienen del hecho de que somos todos uno en esencia… experimentando la vida en las más variadas formas… que advienen de vivencias acumuladas a lo largo de muchas existencias. ..

Cuando esas herramientas nos llegan para recordarnos Quienes somos… provienen de personas que han tenido acceso a la Fuente y nos han traído un mapa precioso para llegar hasta Ella, con la intención de facilitarnos el camino y nunca de atarnos a él.
Podemos correr el riesgo de crear con ese camino las mismas trampas que él nos enseña a evitar…

Creo que La Divinidad no se ajusta a nada preconcebido. .. y a partir del momento en que Ella fluye en cada uno de nosotros, habrá de expresarse de formas diversas… ya sean más sencillas, ya más sofisticadas. Hablando a cada uno el lenguaje que tenga significado para esa persona. En el caso del Ho’oponoppono, la limpieza de las memorias se da para que la Divinidad fluya…

Podemos seguir caminos trazados, cuando nos sintonizamos con ellos… hasta que ese fluir se establezca.. . entonces el camino pasa a ser directo como una fuente que mana sin impedimentos y sin normas…

Considero que cuando pensamos que una cosa “sólo” funciona si se hace exactamente de aquella determinada forma, esto puede provenir de un patrón antiguo, en que muchas veces nos han enseñado que las cosas sólo funcionaban siguiendo a rajatabla lo que nos mandaban seguir… Ya hemos sido sometidos a ese tipo de creencias por las muchas religiones que querían controlarnos. .. Y si creemos que es así, el Universo va a responder así a nuestras creencias.

El Ho’oponopono y otras herramientas de esa nueva energía… son caminos para la libertad.

….y tú, de tierna edad, no harás felices a las personas en torno a ti haciendo aquello que piensas que ellas quieren que tú hagas. Solamente siendo tú mismo podrás dar a los otros tus mayores dádivas. Hacer menos sería traición, a él y a ti mismo…

Ken Karey del libro “Transmisiones de la Estrella Semilla – La Vida en el Tercer Milenio”.

* * * * * * * * *

Estaba escribiendo sobre Ho’oponopono, especialmente sobre cómo nuestras memorias guardadas en el subconsciente crean nuestra realidad, cuando me sobrevino un sueño… tan grande que no resistí… lo dejé al punto y me acosté un poco para relajarme, y terminé por dormirme… Desperté no sé cuanto tiempo después, con el ruido y la sensación del viento que entraba por mi ventana… Permanecí así… entre el dormir y el despertar… volviendo poco a poco del sueño…

Con los ojos todavía cerrados, venían a mi mente las imágenes de la ventana y de las plantas, allá afuera, y su rumor al ser balanceadas por el viento. Atendí durante algún tiempo a aquellas imágenes y sonidos y finalmente me decidí a abrir los ojos para continuar escribiendo sobre los recuerdos…

Entonces me di cuenta de que estaba en mi habitación… y de que aquellas imágenes y sensaciones que me venían eran del cuarto de la antigua casa en que vivía. Confieso que he llevado un susto, porque era todo tan real, que yo estaba convencida de estar allá… y ni siquiera percibía que aquello formaba parte de mi pasado… y tampoco que pudiese haber otra casa aparte de aquella, en aquel momento.

Permanecí todavía bastante tiempo en suspenso… entre el allá y el aquí… Comprendí que el Universo… con esa experiencia, ha querido demostrarme, en la práctica, la fuerza de esas memorias, que determinan como creamos y experimentamos nuestra realidad… día tras día…

Aquella casa que ya ni siquiera existe en aquella forma… un edificio ocupa aquel espacio físico donde he vivido la adolescencia y buena parte de mi vida… pero el espacio emocional de aquellas memorias aún ocupa lugar en mi subconsciente. .. memorias guardadas, no sólo de la casa, sino de las cosas que he vivido allá.

Con esa experiencia he podido constatar la realidad de esas memorias al sentir nítidamente cómo continúan vivas… y cuando actúan, ni siquiera nos damos cuenta de que pueda haber otra cosa aparte de ellas… ni percibimos que existe un presente que experimentar con la fuerza de la Inspiración Divina, siempre disponible para fluir a través de nosotros.

Pero, hablando de memorias, vamos a lo que decía yo sobre ellas… antes del sueño.
Y es que muchas personas me cuentan la dificultad que sienten para aceptar que son responsables por determinadas cosas que proceden de la actitud de otra persona… actitudes que hacen sufrir a otras muchas personas vinculadas a aquélla… familiares, amigos… etc.

También me han preguntado si, al hacer Ho’oponopono para otra persona no estaremos interfiriendo en su karma. Considero que interferimos en el karma cuando tenemos pensamientos erróneos acerca de alguien, porque con esos pensamientos estamos interviniendo en la forma con que esa persona crea la realidad.

Al practicar el Ho’oponopono, no lo hacemos para modificar al otro, sino para que la Divinidad limpie en “nosotros” los pensamientos cargados de memorias dolorosas, que nos hacen ver al otro como problema. La limpieza tiene lugar en ti… el trabajo se hace contigo… pero como esas memorias son compartidas. .. al limpiar en nosotros estamos limpiando en el Todo.

Es fundamental comprender que, cuando observamos algún problema en alguien, aquella persona es tan sólo un reflejo de una memoria guardada en nuestro subconsciente que se expresa a través de aquel problema en aquella persona. El problema no es la persona, sino nuestros pensamientos sobre ella.

“El Ho’oponopono es muy sencillo. Para los antiguos hawaianos, todos los problemas comienzan con el pensamiento. Pero el problema no está en el simple pensar. El problema ocurre cuando nuestros pensamientos están impregnados de memorias dolorosas respecto de personas, lugares o cosas.” Dr. Len.

He leído una vez en un libro de la serie La Profecía Celestina, si no me equivoco, que en una escuela, al principio de un año lectivo, se había dicho a los profesores que algunos alumnos eran superdotados. Solamente que aquellos alumnos fueron elegidos al azar.

Al término del curso aquellos alumnos, que los profesores creían superdotados, habían tenido realmente un aprovechamiento superior al normal. Los alumnos reaccionaban conforme a lo que los profesores esperaban de ellos.

Así podemos comprender un poco cómo interferimos en la realidad del otro, con nuestros pensamientos y expectativas sobre él…

Hoy sabemos, por varias fuentes, cómo el Universo responde a nuestras expectativas, “positivas” o “negativas”. Solamente que él responde no únicamente a nuestras expectativas conscientes, como también a nuestras memorias. Esas memorias, tengamos o no conciencia de ellas, son proyectadas todo el tiempo, creando nuestra realidad… haciéndonos repetir experiencias sucedidas en historias que nos dejan sin comprender el por qué, ni como salir de ellas…

Muchas veces, en esas situaciones que se repiten, tenemos la ilusión de que el problema está en el otro y que si él cambiase el sufrimiento se acabaría… e invertimos mucha energía en esa búsqueda de la modificación del “otro”.

Otras veces, si el problema es del “otro” preferimos mantener una distancia confortable. .. desde donde podemos asistir, y continuar interfiriendo con nuestros pensamientos. .. nuestros enjuiciamientos y exacciones.. . Solamente que el “otro”… somos nosotros mismos… y es nuestra responsabilidad limpiar todo lo que hemos creado a partir de nuestros pensamientos y creencias acumulados desde el comienzo de nuestra experiencia.

El Ho’oponopono… viene a traernos la posibilidad de asumir el 100% de la responsabilidad sobre todo aquello que nos incomoda… en personas… situaciones. .. lugares, y a partir de ahí nos da herramientas preciosas para que se limpien las memorias que hacen que esto nos incomode…

Yo tengo para mí que el Gran Misterio es tan precisamente perfecto que nos coloca en cada día experiencias y personas que habrán de posibilitarnos exactamente la oportunidad de limpiar lo que está preparado para ser limpiado en nuestro subconsciente. No necesitamos siquiera darnos al trabajo de buscar qué limpiar… o de elegir ese o aquel problema, o patrón… En verdad nuestro trabajo no es más que recibir lo que nos llega cada día… como un “regalo”.

Sea lo que fuere, allí está contenida una oportunidad de liberación de las memorias que nos hacen recordar incesantemente, y crear realidades que se basan en ellas…

“Las memorias son compañeras constantes de la Mente Subconsciente. Ellas nunca permiten que la Mente Subconsciente salga “de vacaciones”. Ellas nunca consienten que la Mente Subconsciente se retire para dentro de si misma. ¡Las memorias nunca dejan de recordar, incesantemente! Para acabar de una vez por todas con las memorias, ellas deben ser borradas también de una vez por todas.”

“Yo te amo”

Cuando vuestra Alma experimente problemas de recordaciones, decidles mentalmente o silenciosamente: “Yo os amo, queridas memorias. Os agradezco la oportunidad de liberar todo de vosotras y de mí.” “Yo te amo” puede ser repetido mentalmente una y otra vez. Las memorias nunca salen “de vacaciones”, ni se jubilan, a menos que tú las jubiles. “Yo te amo”, puede ser usado incluso si tú no eres consciente de los problemas.

Por ejemplo, puede ser aplicado antes de ocuparte de cualquier actividad como hacer una llamada o contestar al teléfono, o antes de entrar en tu coche para dirigirte a cualquier lugar.

Dr. Len.

El Ho’oponopono de la Identidad Propia, que el Dr. Len nos enseña, proviene de un antiguo proceso hawaiano de solución de problemas, actualizado para los días de hoy por Morrnah Nalamaku Simeona “Guardiana del Secreto”, Kahuna Lapa’au, reconocida como un tesoro vivo en Hawai en 1983.

Podemos hacer durante todo el tiempo ese proceso de desechar las memorias y restablecer la Identidad propia… y así abrir espacio para que nuestra realidad sea creada por Inspiración Divina.

Para practicar el Ho’oponopono cuando aparentemente no tengas problema alguno, o siempre que te apetezca, puedes decir esta oración creada por Morrnah Simeona… y a continuación, repetir las frases que elijas, conforme a tu intuición.
¡Perdóname! ¡Lo siento mucho! ¡Te Amo! ¡Te doy las gracias!

Oración creada por Morrnah Simeona “guardiana del secreto”

“Divino Creador, padre, madre, hijo en uno…
Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados te hemos ofendido, a ti o a tu familia, parientes y antepasados, por pensamientos, palabras, actitudes y acciones, desde el comienzo de nuestra creación hasta lo presente, nosotros rogamos vuestro perdón…
Permite que esto limpie, purifique, libere, corte todas las recordaciones, bloqueos, energías y vibraciones negativas, y transmuta estas energías indeseables en pura luz…
Y así está hecho”.

Fuente: http://www.meditaweb.com/hooponopono/resumen_general.htm

TÉCNICA HO’OPONOPONO

MÁS SOBRE LA TÉCNICA HOOPONOPONO DEL DR. LEN

En hawaiano, Hoo significa CAUSA y Ponopono significa PERFECCIÓN. A través de esta técnica, tenemos la capacidad de hacer lo correcto a nuestro propio Ser, de volver al estado de perfección, de colocar nuevamente nuestra página vivencial en blanco…, con sólo pedirle a la Divinidad que aquello que yace dentro de nosotros, aquello que ha ocasionado una división en nuestros pensamientos, venga a la superficie para ser liberado.

Al pedir perdón a la Divinidad por haber hospedado pensamientos que nos han separado de nuestra Unidad con el Espíritu… el pensamiento pernicioso y recurrente desaparece. Para lograrlo, algunas veces se necesita pedirlo varias veces a fin de que la razón que está detrás del pensamiento aparezca en la superficie y sea liberada. Y cuando es liberada, el espacio se llena inmediatamente con un amoroso sentido de Unidad con todo.

El Hoo-Ponopono es un proceso de contrición, arrepentimiento, pedido de perdón y transmutación y consiste en realizar una petición a la energía del Amor Universal e Incondicional para cancelar y reemplazar las energías tóxicas que puedan hallarse en uno mismo. El Amor efectúa dicho proceso fluyendo a través de la Mente Espiritual o Supra-consciencia y continúa su flujo a través de la Mente Consciente, liberándola de la excesiva racionalización para finalizar en la Mente Emocional o Subconsciente, donde anula todos los pensamientos que tengan emociones tóxicas, reemplazándolos con Amor incondicional.

No hay límites en el número de veces que esta herramienta puede ser usada, especialmente en lo referente a transmutar en pura luz tus pensamientos, los de tu familia, ancestros y descendientes, puesto que esta herramienta es una petición a purificar los pensamientos tóxicos que causan reales divisiones en tu percepción.

El Hoo-Ponopono es realmente muy simple. Para los antiguos hawaianos, todos los problemas se empiezan a gestar en los pensamientos. Tener pensamientos no es el problema. El problema está en todos nuestros pensamientos que se encuentren plenos de memorias dolorosas sobre personas, lugares o cosas.

El intelecto como tal no puede solucionar esos problemas porque él solamente gestiona procesos. Gestionar cosas no soluciona los problemas del todo. Tienes que dejar que fluyan. Cuando se hace Hoo-Ponopono, la Divinidad se hace cargo de los pensamientos dolorosos y los neutraliza. Haciendo Hoo-Ponopono, tú no purificas personas, lugares o cosa alguna. En cambio, neutralizas la energía dolorosa que tú asocias con esas personas, lugares o cosas. Así que la primera etapa para hacer Hoo-Ponopono es purificar energías.

A seguir, algo maravilloso ocurre. No solamente la energía queda neutralizada, sino que se desprende, quedando una nueva página vacía donde escribir de nuevo otra realidad. La etapa final es permitirle a la Divinidad hacer acto de presencia y rellenar el vacío de esa página en blanco con Luz Divina.

Para hacer Hoo-Ponopono no necesitas saber cual fue el error cometido o cual fue el problema. Apenas necesitas percibir la existencia de situaciones físicas, mentales o emocionales que te estén abrumando.

Cuando lo hagas, tu responsabilidad estriba en comenzar inmediatamente a sanar la esencia de tales situaciones, diciendo simplemente: “Lo lamento. Por favor perdóname”.

Se trata apenas de realizar un trabajo interno sobre ti mismo, para mejorar lo externo.

El procedimiento personal estriba en mantenerse callado y centrado en ti, permitiendo que el proceso de transmutación se lleve a cabo por sí mismo, pues si involucras tu intelecto, el proceso se detiene.

Si deseas resolver un problema personal, trabaja sobre ti mismo. Si tienes un problema con otra persona, simplemente pregúntate: “¿Qué existe en mi que hace que esta persona me ataque?”. Elévate sobre esas situaciones diciendo simplemente: “Lo lamento por cualquier cosa que haya sucedido o esté sucediendo. Por favor, perdóname”.

Lo bonito de esto es que no hay que comprender nada a nivel racional.

Es como navegar por Internet. Apenas hay que ir hacia la Divinidad y hacer clic para bajar la información solicitada.

Por ejemplo, si alguien se nos acerca hablándonos de que sufre una cierta pena o dolor físico, podemos preguntarle a la Divinidad: “¿Qué ocurre en mí que he causado dolor o sufrimiento sobre esta persona?”.

Y luego, podemos preguntar a la Divinidad: “¿Cómo puedo rectificar ese problema en mi?”. O también: “Por favor, cualquier cosa que sea que ocurra en mi que haya causado este sufrimiento en fulano, dime como puedo rectificarlo”. Las respuestas a esas interrogante suelen venir sin esfuerzo, pero a continuación deberíamos hacer lo que se nos sugiera… Lo que aquí importa no es el efecto sino el entendimiento del origen del problema. Ésa es la clave.

En el caso de ser un terapeuta que use Hoo-Ponopono para ayudar a otros a sanar, debes primero conectarte con la Fuente Divina y apelar al Amor Universal para corregir los erróneos pensamientos que existan en ti y que se estén manifestando en la actualidad principalmente como un problema en ti y luego en tu cliente o consultante.

Esta súplica o apelación estriba en un proceso de arrepentimiento y solicitud de perdón por parte del terapeuta: “Yo lamento que mis erróneos pensamientos hayan causado situaciones negativas en mi y en mi cliente. Por favor, perdóname”.

El Hoo-Ponopono vale también para tratar situaciones derivadas de objetos inanimados, espacios físicos que deban ser sanados, etc. El límite es nuestra percepción o imaginación.

La manifestación de una amorosa responsabilidad es lo que transmuta los errores dentro de nosotros que manifiestan el problema (en nosotros o en los demás). La actitud amorosa los cancela y los corrige.

Liturgia para hacer Hoo-Ponopono

Esta liturgia se refiere a procurar sanar aspectos que involucran otras personas.

Todos los procedimientos hawaianos comienzan con una respiración denominada Ha. Una serie de Ha consiste en inhalar durante 7 segundos (o contando 7), retener la respiración contando 7 y exhalar contando 7 veces. Cuando hayas vaciados tus pulmones, reten la respiración durante un conteo de 7. Relájate y permite que tu propio ritmo respiratorio determine por sí mismo cuando puede durar tu conteo de 7.

Siéntate entonces con las palmas de tus manos descansando sobre tu regazo, con los pulgares y dedos índices en contacto entre sí. A seguir, toma 7 ciclos de respiración Ha, tal como se explicó arriba.

Luego, lee la siguiente oración en voz alta:

Divino Creador, Padre, Madre e Hijo, Todos en Uno…:

Según tus creencias, esto lo puedes sustituir por:

Amado Espíritu, amada Unidad de Todo lo que Es…:

Si de cualquier manera yo, mis familiares, amigos, ancestros y descendientes te hemos ofendido o causado cualquier tipo de daño a ti, a tus familiares, amigos, ancestros y descendientes en pensamientos, escritos, palabras o acciones desde el principio de la creación hasta la fecha presente (puedes decir cual es la fecha presente), transgrediendo o quebrantando la Unidad de Todo lo que Es contra nosotros o fuera de nosotros hacia los demás, entonces nosotros solicitamos humilde y modestamente ser perdonados por ello.

Por favor, pedimos que cualquier tipo de memorias, obstáculos o energías no deseadas sean limpiadas, purificadas, definitivamente desprendidas, liberadas y transmutadas en Pura Luz.

Pedimos que esto sea hecho… y ya se cumplió.

Otros formulismos que pueden ser aplicados en varias ocasiones

Te amo y si desperté sentimientos hostiles en ti, lo siento y te pido perdón. ¡Gracias!

Lo lamento. Por favor, perdóname por cualquier cosa que se halle en mi interior que se manifieste como un problema (en mi o en ti).

Cuatro técnicas Hoo-Ponopono adicionales

Técnicas para la solución de problemas que pueden ser aplicados a restablecer la propia identidad a través de la anulación de memorias que reproducen frecuentemente una y otra vez los problemas en el Subconsciente.

1 – Yo te amo Cuando tu alma experimente memorias que reproducen una y otra vez situaciones problemáticas, habla silenciosamente con tus memorias y diles: “Las amo, queridas memorias. Agradezco la oportunidad de liberarlas y de liberarme”.

“Yo te amo” puede ser repetido una y otra vez. Tus memorias nunca se van de vacaciones o se retiran a menos que tú lo hagas. “Yo te amo” puede ser usado aún si tú no estás realmente consciente de cuál es el problema. Por ejemplo, puede ser aplicado antes de emprender cualquier actividad como hacer una llamada, responder al teléfono o antes de entrar en un vehículo para dirigirte a cualquier lugar.

2 – Este proceso puede ser usado junto a o en vez de “Te amo”, repitiéndolo mentalmente una y otra vez. “Gracias. Yo te amo”. O simplemente, “¡Gracias!”.

3. AGUA AZUL SOLARIZADA

Beber cantidades de agua es una maravillosa práctica para solucionar o sanar situaciones, particularmente si es agua azul solarizada. Consíguete un envase de vidrio azul con una tapa no metálica, llénalo de agua potable y coloca el envase (o la botella) bajo el sol o bajo la luz de una lámpara incandescente (no fluorescente) durante un tiempo mínimo de una hora.
Después de haber solarizado el agua, puedes beberla, cocinar con ella, lavar frutas y vegetales, enjuagarte la cara o el cuerpo.
Tal como sucede con el proceso “”Yo te amo” y “Gracias”, el agua azul solarizada borra las memorias que causan las situaciones repetitivas en la mente Subconsciente.
4 – FRESAS Y ARÁNDANOS

Estas frutas anulan memorias. Pueden ser comidas frescas, deshidratadas, en mermeladas, siropes o helados.

Este proceso puede ser usado junto a o en vez de “Te amo”, repitiéndolo mentalmente una y otra vez. “Gracias. Yo te amo”. O simplemente, “¡Gracias!”.

 

Fuente: http://www.meditaweb.com/hooponopono/tecnica_hooponopono.htm

 

HOOPONOPONO INTERESANTE

“Estamos o matándonos a nosotros mismos o nutriéndonos. No hay posición intermedia.”
Haleakala Hew Len, Ph.D.

¿Cómo le agradeces a alguien que te ha ayudado a liberarte? ¿Cómo le agradeces a un hombre cuyo espíritu gentil y sus declaraciones han alterado para siempre el curso de tu vida? Haleakala Hew Len es ese hombre para mí. Como un hermano de alma que aparece inesperadamente en la hora de la necesidad. Haleakala llegó a mi vida en marzo de 1985 durante un tiempo de cambio masivo para mí. Lo conocí durante un entrenamiento llamado “Identidad propia a través del Ho’ oponopono”, que él facilitó junto con Morrnah Nalamaku Simeona, una kahuna Hawaiiana nativa (”guardiana del secreto”).

Para mí, Haleakala y Morrnah son parte del ritmo de la vida. Aunque los amo entrañablemente, realmente no me detengo a pensar en ellos como en personas, sin embargo su influencia está siempre conmigo, latiendo su pulso como tambores africanos en la noche. Recientemente tuve el honor de que la Fundación de I, Inc (Libertad del Cosmos) me pidiera entrevistar a Haleakala , una organización fundada por Morrnah. Fue un honor aún mayor saber que vendría de Hawaii a encontrase conmigo personalmente.

El doctor Haleakala S. Hew Len es el presidente y administrador de la fundación. Junto con Morrnah, Haleakala ha trabajado con miles de personas a través de los años, incluyendo grupos en las Naciones Unidas, Unesco, etc. También tiene una extensa experiencia trabajando con personas discapacitadas en su desarrollo y con personas criminalmente enfermas y sus familias. En todo su trabajo como educador, el Ho’oponopono sostiene e impregna cada aliento de su esfuerzo.

Simplemente expresado, Ho’oponopono significa ” corregir”, “hacer correcto” o “rectificar un error”. De acuerdo con los antiguos hawaianos el error surge de pensamientos que están manchados con recuerdos dolorosos del pasado.
Ho’oponopono ofrece una manera de liberar la energía de esos pensamientos dolorosos, o errores, que causan desequilibrio y enfermedad.

Junto con el proceso actualizado de Hop’oponopono, Morrnah fue guiada a incluir las tres partes del ser, que son la llaves a la identidad del ser.
Estas tres partes- que existen en toda molécula de realidad- son llamadas:
Unihipili (niño/subconciente), Uhane ( Madre/consciente) , y Aumakua (Padre/supraconsciente).

Cuando esta “familia interior” está alineada, la persona está en ritmo con la Divinidad. Con este equilibrio, la vida comienza a fluir. Así, Hop’oponopono ayuda a restaurar el equilibrio en el individuo primeramente y luego en toda la creación.

Al introducirme en este sistema de tres partes, junto con el más poderoso proceso de perdón que conozco
( Hop’ oponopono), Haleakala y Morrnah me enseñaron esto: la mejor manera de traer sanación a cada parte de mi vida- y a todo el universo – es asumir el 100% de responsabilidad y trabajar en uno mismo. Además enseñaron la simple sabiduría del cuidado personal. Como dijo Haleakala en una nota de agradecimiento luego de nuestra entrevista: “Tú cuídate. Si lo haces, todos se beneficiarán:”

 

Una vez, Haleakala se ausentó una tarde entera en el medio de un curso que yo estaba haciendo, porque su Unihipili (niño/subconsciente) le dijo que se fuera al hotel a dormir. Por supuesto que fue responsable al decidir irse y Morrnah estaba allí para enseñar. Más aún, su ida me causó una duradera impresión. Para alguien como yo, criada en una familia y cultura que me inculcó a poner siempre a los demás como prioridad, las acciones de Haleakala me sorprendían y fascinaban. El consiguió su descanso y yo, una lección inolvidable sobre el cuidado personal.

Cat: Haleakala, cuando te conocí en 1985, yo justo había comenzado mi práctica privada después de trabajar como consejera en agencias durante cuatro años. Recuerdo que dijiste: “Toda terapia es una forma de manipulación”. Yo pensé “¡Epa! ¿Qué se supone que tengo que hacer ahora?” Sabía que tenías razón, así que casi dejo. Obviamente no lo hice pero esa afirmación cambió simplemente el modo en el que trabajaba con las personas.
Haleakala: La manipulación ocurre cuando yo (como terapeuta) trabajo con la idea de que tú estás enfermo y yo voy a trabajar en ti. Por otro lado, no es manipulación si me doy cuenta de que vienes hacia mí para darme una oportunidad de ver lo que está ocurriendo en mí. Hay una gran diferencia.

Si la terapia es acerca de tu creencia de que estás allí para salvar a otra persona, sanar a otra persona o dirigir a otra persona, entonces la información que traes vendrá del intelecto, la mente consciente. Pero el intelecto no tiene una comprensión real de los problemas y cómo acercarse a ellos. El intelecto no se da cuenta de que cuando el problema se resuelve por transmutación. Usando Hop’oponopono o un proceso similar- entonces el problema y todo lo relacionado a él se resuelve, inclusive en niveles microscópicos y hacia el comienzo de los tiempos.

Así que, primeramente, pienso que la pregunta más importante es “¿Qué es un problema?” Si les preguntas esto a las personas, no hay claridad, inventan alguna manera de resolver el problema…
Cat: …como si el problema estuviera “allí afuera”

Haleakala: Sí. Por ejemplo, el otro día recibí el llamado de la hija de una mujer que tiene 92 años. Me dijo:”Mi madre ha tenido dolores severos en las piernas por varias semanas. ” Mientras me habla, yo le estoy preguntando a la Divinidad : “¿Qué está ocurriendo en mi interior que le ha causado el dolor a esta mujer?” Y luego pregunto: “¿Cómo puedo rectificar este problema en mí?” Las respuestas a estas preguntas llegan y yo hago lo que me dicen. Quizá una semana más tarde me llama la hija y me dice: “¡Mi madre se siente mucho mejor ahora!” Esto no significa que el problema no será recurrente, porque hay múltiples causas para lo que aparece ser un mismo problema.

Cat: Tengo un montón de enfermedades recurrentes y dolores crónicos. Trabajo en ellos todo el tiempo, usando Ho’oponopono y otros procesos clarificadores para reparar todo el dolor que he causado desde el comienzo de los tiempos.

Haleakala: Sí. La idea es que las personas como nosotros que estamos en la sanación hemos causado mucho dolor.

Cat: ¡Qué gran momento!

Haleakala: ¡Qué maravilloso saber eso, y que las personas nos paguen por haberles causado a ellos sus problemas! Le dije esto a una mujer en Nueva York, y ella dijo:” ¡Dios mío, si sólo supieran!” Pero ves, nadie lo sabe. Los psicólogos, psiquiatras, ellos siguen pensando que están allí para ayudar a sanar a la otra persona.

Así que si alguien como tú viene a mí, le digo a la Divinidad : “Por favor, dime cómo puedo rectificar lo que me ocurre a mí que ha causado este dolor en Cat.” Y aplicaré cualquier información que me sea dada indefinidamente, hasta que tu dolor se haya ido o hasta que me pidas que pare. No es tanto el efecto que es importante como el llegar al problema. Esa es la llave.

Cat: No te enfocas en el resultado, porque no estamos a cargo de él.

Haleakala: Correcto. Sólo podemos hacer la petición.

Cat: Tampoco sabemos cuándo un dolor particular o una enfermedad cambiarán.

Haleakala: Sí. Digamos que una mujer ha estado tomando una hierba que se le sugirió, y no funciona. Una vez más, la pregunta es “¿Qué me está ocurriendo a mí que hace que esta hierba no funcione en esta mujer?” Yo trabajaría en eso. Yo seguiría limpiando, cerraría la boca y dejaría que el proceso de transmutación tenga lugar. Cuando dejas entrar al intelecto, el proceso se detiene. Lo que hay que recordar cuando algún proceso de sanación no parece funcionar es lo siguiente: puede haber múltiples errores, múltiples problemas o recuerdos dolorosos que están causando el dolor. ¡No sabemos nada! Sólo la Divinidad sabe lo que está ocurriendo realmente.

Dí una presentación en Dallas el mes pasado y hablé con esta mujer, una maestra Reiki. Le dije:” Déjame hacerte una pregunta. Cuando alguien viene a ti por un problema, ¿dónde está ese problema? “Pareció confundida cuando le dije: “Tú eres la que causó el problema, así que tu cliente te va a pagar ¡para que le cures tu problema!!” Nadie entiende esto .

Fuente: http://www.meditaweb.com/hooponopono/hoop_interesante.htm

TERAPIAS HO´OPONOPONO Y AYURVEDA

Terapias Ho´oponopono y Ayurveda organiza talleres, encuentros, residenciales, retiros de Ho´oponopono en diferentes ciudades de España. Bilbao, Sevilla, Córdoba, Málaga, Montilla, Vitoria…….Además existe la posibilidad de pedir una consulta de Ho´oponopono con Maria.
Esperamos que esta web os resulte interesante.

No hay limpieza con la mente distraída

Cualquier mantra repetitivo debe realizarse de forma serena, continuada y con convencimiento. Los mantras recitados una y otra vez sin pensar detenidamente en lo que se está diciendo y realizados únicamente como un acto mecánico de la boca o de la mente, originan palabras que acaban distorsionadas y en ocasiones carentes de claridad.
No creas que con hacer los mantras de Ho´oponopono muchas veces sin sentimiento, se obtienen mejores resultados que haciéndolos pocas veces pero con la conciencia puesta en la intención.
Hay que evitar el piloto automático, recitar las energías de Ho´oponopono con el pensamiento puesto en otro lugar e incluso con pensamientos contradictorios. La clave está en la presencia, en el aquí y ahora. Con atención y conciencia plena, presencia atenta y reflexiva.
Tenemos que estar conscientes, saber que tenemos el poder de elegir, transformando el presente. La vida y el momento presente son lo mismo, no aceptarlo es estar contra la vida.
Así para trabajar las energías de Ho´oponopono, seguimos estas pautas:
-Reducir distracciones y aumentar la atención
- Reducir el automatismo
-Aceptar la realidad tal y como es
- Estar en el momento presente
- Potenciar nuestra autoconciencia
La diferencia clave entre la práctica de un Ho´oponopono sin pensar y la de hacer un Ho´oponopono activo, esta en la conciencia, en percibir que estamos trabajando con el universo, que nos conectamos al cosmos y a todo su poder. En esta integración está el secreto: en considerar que, al ser nosotros elementos importantes en el orden del Universo, nuestra vida debe estar tal y como debe estar, en paz y felicidad, haciendo lo correcto. (Impecabilidad)
Así que tenemos que dejar de repetir las energías sin sentido. Cuando encendamos la luz de la conciencia en nuestra práctica de Ho´oponopono, seguro que notaremos sensaciones como nunca antes las habíamos sentido.
¿Cómo logramos este estado de conciencia?
Tenemos que mantener la conciencia en los sentimientos, en el estado emocional interior mientras realizamos la limpieza.

Dice Gregg Braden en uno de sus libros:
Durante miles de años, quienes nos han precedido han conservado el conocimiento de la posibilidad de cambiar el mundo externo a través de ciertas formas rituales, de oración, etc. Pero el secreto no se esconde en las palabras o movimientos de las oraciones o los rituales. Tenemos que mirar más profundamente para entender el verdadero poder de la experiencia interna, es decir, el pensamiento, el sentimiento, la emoción y la creencia, que se movilizan por los rituales y oraciones. LA CONCIENCIA CAMBIA AL MUNDO

Fuente: http://terapiashooponopono.com/

Estás en: ho'oponopono > Hoʻoponopono


¿Buscas un coach, un psicólogo o varios psicólogos en Barcelona?  Visita Coach Barcelona, Psicólogo Barcelona o Psicólogos Barcelona
¿Te interesa la PNL? ¿Ser constante, tener paciencia? ¿Ver si tienes daltonismo o superar un  test de daltonismo?


Uno de nuestros patrocinadores es una gran compañía de telecomunicaciones (Movistar, Orange, Vodafone)... próximamente tendremos a nuestra disposición artículos estilo ipad, iphone, ipod, smartphones en general, así como adsl gratis durante un año e incluso viajes. Estamos negociando acuerdos para poder regalar (previo sorteo) estos productos a los simpatizantes, suscritos a newsletter, seguidores de Twitter y Facebook, etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿Buscas un coach, un psicólogo o varios psicólogos en Barcelona?  Visita Coach Barcelona, Psicólogo Barcelona o Psicólogos Barcelona
¿Te interesa la PNL? ¿Ser constante, tener paciencia? ¿Ver si tienes daltonismo o superar un  test de daltonismo?